Instagram

Instagram ha devuelto datos no válidos.

Follow Me!

Podcast

Cómo sobrevivir a las vacaciones con niños

16 agosto, 2019
juguetes de playa para bebés

Aquí está el segundo episodio de El podcast de Laura Fuentes en el que hablo sobre cómo sobrevivir a las vacaciones con niños.

Ya que en mi trabajo como redactora he estado transcribiendo un podcast durante mucho tiempo, he creído necesario hacerlo también con el mío propio. La cosa es ir más o menos al día, pero bueno, se intentará; así, quien no quiera escuchar el podcast no tiene por qué perderse ese contenido.

¡Tú eliges!

Llevo un buen rato buscando una musiquita para la entradilla del podcast, pero no encuentro nada que me guste y no por ello voy a dejar de grabar.

Ahora mismo estoy que me vengo arriba y me apetece grabar un capítulo tras otro, pero quiero hacerlo semanal y empezar bien desde el principio. He decidido que publicaré un episodio cada semana y el día escogido es el viernes.

Si tienes alguna sugerencia sobre algún tema en concreto del que te gustaría que hablase, déjalo en los comentarios y lo tendré en cuenta.

En el episodio de hoy quiero hablar sobre las vacaciones con niños. Yo no tengo las técnicas porque estoy desquiciada totalmente, pero me he visto mal estas vacaciones y quería compartir contigo qué he empezado a aplicar en mi día a día para sobrevivir a las vacaciones.

Necesito vacaciones de las vacaciones

Llevo de vacaciones con los niños desde el 19 de julio porque pude acabar todo el trabajo del mes antes.

Las primeras semanas se me hicieron muy difíciles por las rabietas de mi hijo mayor que eran de tal magnitud, que nos condicionaron las vacaciones en Peñíscola y después en Valencia.

En Instagram comenté mi agotamiento y muchas mamás me contaron que es así, que las vacaciones no existen para los padres y que después de las vacaciones escolares, necesitamos vacaciones reales.

Yo adoro a mis hijos, les quiero, les amo por encima de todo, pero me agotan hasta niveles estratoféricos.

Los mellizos son pequeños, tienen 13 meses y el mayor 3,5 años. Los pequeños hacen dos siestas al día y el mayor hay días que no hace ni una siesta, está cansado y no se aguanta ni él. Tienen necesidades diferentes porque tienen diferente edad y yo a veces me veo incapaz de satisfacerles a todos. Es muy difícil.

La importancia de la rutina de un bebé

Nosotros siempre seguimos una rutina muy marcada con todos porque les da seguridad, evitamos que lleguen a extremos de sueño y hambre y nos la líen aún más.

El caso es que por salirme de la rutina de forma esporádica no tiene por qué ocurrir nada, sin embargo el precio que pago después a veces es muy caro porque a los mellizos los duermo yo con la teta, nadie más.

No obstante, sí que lo hacemos y salimos a cenar con tal de socializarnos un poco, que falta nos hace.

La clave está en que las rutinas siguen siendo necesarias, pero siempre se pueden romper de forma puntual para nuestro disfrute.

Por otro lado, también está mi rigidez ante el cambio. Yo también necesito esa seguridad que me da la rutina. Soy una persona sensible, sufridora y me adelanto a los acontecimientos. Soy así, pero es que a mí la rutina me da la vida. Soy una persona insegura y para sentirme bien, necesito tenerlo todo bajo control.

Descansos en las vacaciones con niños

Para poder recargar pilas y seguir teniendo paciencia con los niños, es necesario que tengamos tiempo para nosotras mismas.

Por mucho que desconectes de tu vida habitual por estar con los niños, a no ser que estés descansada y te dediques algún ratito de autocuidado, no vas a aguantar.

Lavarte la cara por las mañanas, los dientes, una ducha… mi consejo es que encuentres esa cosita de nada que te da la vida para seguir llevando adelante el día a día.

Por las mañanas dejo a los bebés en una cuna de viaje para poder ir a mear y a lavarme la cara. A veces lloran, pero es necesario que yo haga pipí.

Hablé con maridín y acordamos que cada día tendría un tiempo exclusivo para mí.

Estás sola con los niños

Sé que es posible que no tengas ayuda en verano y que te sea súper difícil encontrar un hueco para ti.

Pon la televisión a tus hijos, que por media hora no va a pasar nada y siéntate mirando al infinito para coger fuerzas para el resto del día.

Si tienes que escoger entre ponerles la televisión o pasar el resto de la tarde dando gritos porque tu paciencia está agotada, tú misma.

No te sientas culpable

No te sientas culpable por necesitar espacio para ti. Yo he sentido que he tocado fondo este verano; he estado triste, indiferente… solo quería que pasasen los días, no tenía ganas de hacer nada. Hasta que dije basta.

Aunque estoy rodeada de familia, eso no significa que pueda quitarme a los niños de encima constantemente. No me nace dejar a los niños con mis suegros un rato cada día para yo tener mi tiempo libre. No me nace y por eso los bebés empezaron la escuela infantil cuando ya no podía trabajar más con ellos en casa.

Lucha por encontrar tu ratito, tu momento, porque te lo mereces; y por mucha corresponsabilidad que haya en casa, tú siempre vas a currar más. ¡Es así!

Resumen

No te sientas culpable. Las vacaciones con niños no son vacaciones y septiembre está a la vuelta de la esquina.

Sigue con cierta rutina pero sáltatela para tu disfrute también.

Las galletas no son saludables, pero para tener a los niños en silencio un ratito sirven. Y la televisión, también.

Sobrevive. El verano que viene va a ser distinto a este. Pide ayuda.

YO YA SÉ QUE TÚ QUIERES A TUS HIJOS. De verdad, lo sé. Lo estás haciendo muy bien y por eso te mereces tu tiempo para ti.

Espero que hayas disfrutado de este episodio y que si te ha gustado, te suscribas a él. Puedes hacerlo a través de iTunesIvoox, Spotify, Anchor, Google Podcasts, Breaker, Pocket Casts y Radio Public.

  • Responder
    Maru
    16 agosto, 2019 at 5:35 pm

    ¡Por fin alguien habla mi mismo idioma! Cuando digo que “odio” las vacaciones y salirme de las rutinas y que tengo agotamiento extremo, nadie me entiende y me miran con cara rara. ¡Gracias! 🙂

  • Responder
    Nerea
    17 agosto, 2019 at 2:18 am

    Madre mía, Laura, como si lo hubiera escrito yo. Solo tengo dos, pero el mayor va a acabar conmigo, como tú dices, es imposible satisfacerle porque hagamos lo que hagamos, siempre necesita más. Tú has tocado fondo este verano, pues ahí estoy yo ahora mismo… Enhorabuena por tu trabajo, por el blog y los podcasts, que escucho cuando puedo porque no me da la vida.¡Y eso que me encanta escucharte! Un abrazo y gracias 🙂

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: