Instagram

Follow Me!

Maternidad

Mantener una dieta equilibrada con un bebé

22 abril, 2016

Dejé de cocinar cuando nació Bichito. Durante las primeras 6 semanas, que maridín estuvo en casa, estuve bien alimentada. Él se encargaba de la compra, de cocinar y de que mi leche fuese lo más sabrosona posible (¡je!)

Pero en cuanto volvió al trabajo, todo cambió.

dieta equilibrada

Yo siempre me he alimentado super bien. Me fascina comer bien, llevar una dieta equilibrada. Jamás he pasado hambre y siempre he estado en mi línea, por no hablar de la anemia o el hierro. ¡Siempre todo perfecto!

Bueno, miento, pasé hambre con la dieta de la diabetes gestacional, sobre todo las últimas semanas que mi hambre se había convertido en gula. Pero ese es un caso especial que no tendremos en cuenta.

Desde que doy el pecho, he notado que me dan subidones de gula casi espontáneos. De repente, necesito algo dulce, chocolate. Me da mucha ansiedad por comer guarrerías, porque siento que una ensaladota bien grande como a mí siempre me ha gustado, no me satisface de la misma forma.

Por no hablar de las repetidas bajadas de azúcar que sufro.

Durante el día hay que hacer 5 comidas, las cuales he respetado siempre. No obstante, ahora no aguanto más de hora y media o dos horas sin comer algo. Porque si lo hago, empiezo a temblar y sufro una hipoglucemia.

Y por otro lado está el hecho de que no puedo cocinar como a mí me gustaría.

Bichito es un bebé que demanda mucho. No se queda tranquilo en la hamaca o en la mantita de juegos a no ser que se le haga caso. Hace microsiestas de 30 minutos cada dos horas, y no da para mucho más que desayunar, ducharse y comer.

Porque podría dejarlo llorar o quejarse, pero no es mi estilo. Y aún así, le suelo escuchar reclamarme más de lo que me gustaría, pero si tengo necesidades urgentes de visitar el baño, tengo que ir (alguna vez me lo he llevado detrás, si), y no queda otra que dejarlo en la mantita “llamándome”.

Hace dos días intenté hacerme una longaniza, con un poco de lechuga y tomate. Cuando él dormía, puse la longaniza al fuego y enseguida, Bichito ya se estaba quejando. Puse el fuego al mínimo y tuve que ponerle el bozal a la perra (o me robaría la longaniza de la sartén porque sabe abrir puertas).

Cuando Bichito se volvió a dormir, volví a la cocina, subí el fuego, le quité el bozal a la perra que ya estaba en la puerta de la cocina esperando a que llegase y le di un premio (me supo fatal tener que recurrir al bozal, elemento que ella asocia con castigo porque es sorda y no tenemos manera de hacernos entender).

Después de otro ratito, volvió a despertarse el peque. Tuve que volver a ponerle el bozal a la perra y bajar el fuego de nuevo. Decidí que lo mejor sería levantar a Bichito, sentarlo en la hamaca mientras le decía tontadas y comer yo. Ya eran las 15:30 y todavía no había comido.

Y por eso, por eso mismo no llevo una dieta equilibrada. Como muchísima comida preparada y me siento muy culpable por ello. Aunque muchas veces la como de estos sitios que la preparan el mismo día, no es lo mismo que comer en casa. Y con las bajadas de azúcar que tengo, recurro mucho a snacks que me den energía rápida. Que podría comer fruta, sí, pero no me apetece nada nada.

Voy a tener que proponerme en serio un cambio drástico en mi alimentación.

¿Alguien más por aquí que no le de tiempo ni de hacerse la comida?

  • Responder
    La Hobbita
    22 abril, 2016 at 10:00 am

    Una palabra: thermomix

    Yo la usaba ya mucho pero, la verdad es que ahora mismo me salva la vida. Habi en el fular y a hacer guisotes!! También la olla exprés para hacer cosas tipo caldo o cocidos. Echas las cosas, cierras la olla y se obra la magia!

    Suerte!

  • Responder
    Mi SuperBaby
    22 abril, 2016 at 10:26 am

    Esa era mi vida cuando nació la mayor, de normal comía casi a las 5 de la tarde. Ahora que es peor con dos, intento hacer la comida el día anterior cuando el Padre se ocupa de las fieras y al día siguiente sólo tengo que calentar. Y cuando no ha sido posible, lo soluciono con el porteo y poniéndole dibujos a la mayor que aguanta entretenida 3 minutos y luego toca cocinar con un bebé encima, con un ojo en SB y otro en la cazuela, vamos un caos. Ánimo que creo que esto es mal de muchas jeje.

  • Responder
    Barbara
    22 abril, 2016 at 10:50 am

    Durante la baja de maternidad, alguna vez me quedé sin comer porque fui incapaz de encontrar un hueco no ya para preparar la comida, sino siquiera para comérmela. Parecía que el Cachorro tenía un detector y en cuanto me sentaba a la mesa empezaba a llorar. Un par de veces llegué a comer palomitas: 2 minutos en el microondas y se pueden comer con una sola mano.

  • Responder
    Carolina
    22 abril, 2016 at 11:35 am

    Yo tuve bastante suerte, mis peques no eran tan demandantes, y los primeros meses dormían durante el día bastante más que Bichito. Lo que sí hacía es que me las llevaba conmigo donde estuviese, si estaban despiertas: si era cocinando, pues a la cocina conmigo, en la hamaca y más tarde directamente en el suelo o en la trona.
    Y algunos días, si no me había dado tiempo a cocinar y me apetecía tomar el aire, pues a comer a la calle, a una terraza. Muchas veces acompañada por alguna amiga, o me acercaba a comer con mi chico, que curra cerca…¡y otras veces sola con la peque! Las dos en un mano a mano, jajaja. Yo a comer, y ella teta, si tenía hambre! Y a desayunar también salía muchísimos días, me encanta desayunar en la calle, y ellas me han salido callejeras también.
    Es cierto que es que las mías no han sido tan de llamar la atención, les gustan los brazos como a todos, pero se entrenían bastante, con tenerme a la vista les era suficiente. Y ya cuando empezaron a gatear, preferían estar en el suelo explorando.

    Una cosa que podrías hacer es que cuando cocines, lo hagas para varios días, así solo tienes que descongelar y calendar los días en que no te dé tiempo…Yo cuando hago guisos o cremas, hago para un regimiento, y así tenemos para más de un día.

  • Responder
    catalanobavara
    22 abril, 2016 at 12:01 pm

    Porteo. Asi soluciono el preparar la comida. Si no me deja 5 min para comermela, le dejo llorar un poquitín (a esa hora siempre se acaba de despertar y primero le doy de comer a el, asi que solo grita pq quiere entretenimiento).

  • Responder
    Eva
    22 abril, 2016 at 12:09 pm

    Ufff…. Yo comía porque mi madre me preparaba los tuppers y me los llevaba a casa. Tal cual. Y lo digo sin sonrojarme ni un poquito. Cuando ellos ya no estaban y había acabado con las provisiones del congelador, pues a malcomer. Es cuestión de supervivencia..
    Como ideas, cocina cuando tu marido este en casa con bichito y para varios días. Prepara todo con antelación. Renuncia a duchas por cocinar algo y sino, pues a tirar de lo que puedas… Como todo, esto también pasa… Mi hijo era muy demandante y ahora estamos mejor.
    Sigues con la diabetes??? Vaya rollo…

  • Responder
    Patri
    22 abril, 2016 at 1:36 pm

    Mama ingeniera mi unico consejo es que no te preocupes, es una etapa mas, y como tal pasara, y volveras a las buenas constumbres alimenticias ( aunque ahora parezca imposible) Te lo digo x experiencia que me ha pasado con mis 3 hijos.
    Y yo tambien soy de las que en la lactancia estoy canina y me da sobre todo por los bollos, donuts…..muy sano todo…… jeje! Animo

  • Responder
    Mai
    22 abril, 2016 at 1:59 pm

    Yo o mi marido preparamos la comida para el dia siguiente por la noche cuando un0 de los dos se puede quedar con el peque o el ya esta en modo off, durmiendo. Asi al dia siguiente solo hay que calentar en el micro. Cuando era mas chiquitin no se queria separar de mi ni un segundo, nos las arreglabamos para comer, el y yo, yo sentada en plan indio con el entre mis piernas y asi no se sentia solo y a mi me permitia comer aunque fuera haciendo equilibrios. Si estaba durmiendo un ratin aprobechaba para calentarme rapidamente la comida y comer pero recuerdo dias comiendo de pie en la cocina mientras le preparaba biberones. Por fortuna ahora el peque esta muy preocupado en explorar el mundo exterior y jugando y me da bastante tregua para poder comer pero aun asi aun existen los dias en los que como a horas avergonzantes.

  • Responder
    anita
    22 abril, 2016 at 2:17 pm

    ufff, qué te voy a contar, yo las pasé y estoy pasando canutas. Mi peque es suuuper demandante. Dormía una siesta de ..20 minutos AL DÍA! tal y como te lo cuento, desde que nació. y no me la podía ni colgar del fular, porque lloraba, ni carro, ni nada, solo brazos. Con lo cual no podía cocinar. Ahora que ya tiene un año sigue dando porsaquillo, si me meto en la cocina a hacer una tortilla, antes de haberla puesto en el plato ya está llorando porque se aburre(da igual lo que le des), así que es muy dificil.
    Yo lo que no engordé en el embarazo, que puse 7 kg, lo engordé después, tooooooodo el dia comiendo chocolate, no podía evitarlo, era una ansiedad superior a mí. Y tampoco comía sano, mi pareja no me cocinaba o traía cositas sanas, solo pizzas, macdonalds..ect así que ahora que estoy de nuevo embarazada no me estoy alimentando como la ultima vez.

    animo, solo te puedo decir que con el tiempo todo va mejorando, ya lo verás, no te sientas mal, es una etapa y hay que sobrevivir como se pueda. Come lo mejor posible sin martirizarte por no seguir tu dieta de antes, que ya volverás mujer. Un besote

  • Responder
    VICTORIA CAÑAS
    22 abril, 2016 at 2:48 pm

    Querida….junto a esto tu necesidad de calorías aumenta porque recuerda que la leche que das a bichito es pura caloría y materia grasa que el necesita en estos primeros meses de vida.

    Yo igual me siento mal por ello….como pésimo….porque al igual que tu estoy 100% pendiente de ella….cuando me escapo cada 3 horas para ir a darle de comer mi santa madre me da lo que se le ocurra sopaipillas no se si allá conocen lo que son (masas fritas con zapallo amarillo) o un pan o un trozo de pie de limón, y yo feliz lo como y luego me siento culpable jajajaja….

    Pero pienso que si hago dieta pueden bajar mis defensas y mi bebe puede enfermar o yo puedo enfermar …asi que trato de moderarme pero no se me ha pasado por la mente hacer ningún tipo de dieta aun….ya luego cuando ella comience a comer ahí si me pongo en régimen 🙂

    Un abrazo, eres bella y si te dan ganas de comer hazlo….además dar pecho ayuda en ese aspecto porque te elimina grasas del cuerpo …y nosotras las mamitas podemos darnos un gusto en estos meses pero sin sobrepasarse jejeje

  • Responder
    No sin mis patucos
    22 abril, 2016 at 2:57 pm

    Pues mira mis hijos tienen 7 y casi 6 y sigo sin tener tiempo de nada jejejejeejejeje.
    Te recomiendo las bolsas de arroz congelado del mercadona, que las metes tres minutos al micro, salteas alguna verdurita y listo. Rapido y sano
    Al final la prioridad son ellos y todo lo demás puede esperar.

  • Responder
    Mariaetk
    25 abril, 2016 at 12:58 pm

    Yo cada día me especializo en el arte de comer de pìe, bah, digo comer, mas bien es engullir. Un plato caliente? qué es eso?

  • Responder
    Arancha
    27 abril, 2016 at 11:37 am

    Me hace gracia porque cuando estás en esa fase te agobias y te parece que no va a pasar nunca. A no ser que tengas un crío muy tranquilote, yo creo que lo normal es eso.
    Yo a veces me desesperaba pero no dejé de cocinar, aunque fuese con ella en brazos. Claro que hacía y hago (tiene un año) recetas súper sencillas de poner todos los ingredientes y ale, programar el horno o el fuego y listo. Arroz o pasta con verduras, pures y verduras cocidas, carnes guisadas…Por lo menos así comes más sano y contundente. Además elaborar una ensalada a veces tiene más curro que muchas otras cosas 😉
    Y para comer, pues la criatura en la teta o encima. La mía era de no estar tranquila y yo tampoco he soportado dejarla llorar.
    De todas formas, enseguida va mejorando y la puedes dejar en la trona, cuando anda se entretiene más con sus juegos, etc.
    Ánimo y cuídate!

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: