Instagram

Follow Me!

Embarazo

Test de Tolerancia Oral a la Glucosa

27 mayo, 2015
análisis

Tal y como os conté la semana pasada, el Test O’Sullivan me salió alterado, por lo que tuve que hacerme el Test de Tolerancia Oral a la Glucosa o también conocido como “la curva larga de glucosa”. Esta prueba es la que permite diagnosticar la diabetes gestacional. Tuve esta prueba el pasado jueves.

El Test de Tolerancia Oral a la Glucosa es una prueba que requiere de una muestra de sangre en ayunas, y tras tomar 100 gramos de glucosa diluidos en un líquido con supuesto sabor a naranja, otra muestra de sangre a los 60 minutos, a los 120 minutos y a los 180 minutos. Durante esas 3 horas de espera, se requiere que estemos quietas, sin caminar en exceso, sin comer ni beber nada.

Durante los tres días previos a la prueba, tuve que realizar una dieta especial rica en hidratos de carbono. Recibí comentarios de muchas personas a las que no les habían exigido esta dieta, pero realmente tiene su explicación.

Si una persona esta acostumbrada a comer pocos hidratos, cuando se mete un chute de azúcar, a su cuerpo le cuesta asimilarlo. Esta dieta, prepara al cuerpo, pone a trabajar el páncreas y la generación de insulina. Cuando llegue el día de hacer la curva larga, esos 100 gramos ingeridos de glucosa serán asimilados de mejor forma por el cuerpo, y el resultado del análisis será negativo en diabetes gestacional. A no ser, claro está, que haya una alteración y por mucha dieta que hagamos, si hemos adquirido diabetes gestacional, saldrá igualmente.

En mi caso, mi dieta es bastante pobre en hidratos de carbono, y en cuanto empecé a seguir esta dieta, noté que me encontraba mal. Me dolía muchísimo la barriga, no podía comer tantísima comida (yo como muy poquita cantidad, me sacio enseguida).
A simple vista parece una dieta normal, pero en cuanto empecé a sumar cantidades, y a verlas reflejadas en mi tuper de la comida o en mi plato de la cena, quería morir.

La primera comida no la pude terminar. Me dio una arcada y lo tiré todo encima del resto de la comida. En la cena, me pasó algo similar. Maridín flipaba con las cantidades en la cena, y por si no era suficiente, antes de ir a dormir, leche con galletas.

Pasé tres días hinchada, con dolor de estómago, mareada. Y por fin llegó el jueves y la dichosa prueba.

Llegué al hospital yo sola, pues maridín vendría después en moto ya que solo se podía quedar conmigo una hora y media. En cuanto llegó mi turno, le pregunté al chaval que me tocó si me pondría una vía. Me dijo que si, que era lo mejor, pues eran 4 pinchazos en total.

Mientras el chico preparaba todo, yo intentaba estar tranquila. Había leído que el estrés hace aumentar la glucosa basal, y no me interesaba que saliesen más resultados alterados.

Cuando tenía la vía preparada en la mano, le di mi brazo bueno (el derecho), y el chaval, muy amablemente, intentó ponerme la vía.

Me la clavó (la vía). Me hizo un daño horrible. La metía más. La sacaba. La volvía a meter. La sacaba otro poquito. Yo me moría del dolor y me empezaba a marear.

“Nada, de aquí no sale sangre. Lo siento mucho. Lo mejor va a ser que te pinchemos cada vez. Tienes unas venas diminutas y no consigo encontrarla. Lo siento de veras porque te has llevado un pinchazo gratis”.

En el fondo me dio rabia, pero fue tan majo conmigo que no pude enfadarme.

Sacó la mini-aguja-mariposa, y me hizo el primer análisis en ayunas a escasos milímetros del otro pinchazo. Justo en ese momento empezó a salir sangre por el agujero de la vía. A buenas horas mangas verdes.

El tubo que tuvo que rellenar era pequeño, y acabó enseguida. Me tapó los pinchazos con una gasa y un esparadrapo y me dijo que esperase, que tenía que beberme el líquido de glucosa delante de él.

Trajo los 100 gramos de glucosa fresquitos y me los puso en un vaso de plástico. Empecé a beber. Estaba tan dulce que hasta raspaba la garganta cuando tragaba. Cuando iba por la mitad, me tiré un eructo que anunciaba vómito, y aunque le dije que yo no vomito ni harta de vino, me trajo un limón para rechupetear y una bolsa de vómito por si acaso.

Me acabé el líquido y volví a la sala de espera con maridín, a esperar la primera hora.

Pasó rápida, y entonces volví al box de este chaval.

Las abuelas no entienden de estas pruebas y se enfadaban porque las embarazadas tuviéramos que pasar si o si aunque una pantalla hubiese anunciado su turno. Se quedaban indignadas en la puerta, mirando, pero entonces otra enfermera les explicaba lo que pasaba y se quedaban conformes.

El enfermero intentó buscarme una vena en el brazo izquierdo, pero no se vio capaz. Me pidió perdón de nuevo, me quitó el esparadrapo anterior y me volvió a pinchar a escasos milímetros de los otros dos pinchazos. La aguja era pequeña, pero me dolió. Tenía el brazo adolorido y solo iba por la mitad.

Cuando salí de este pinchazo, me despedí de maridín y cambié de zona en la sala de espera. Me dijo muy preocupado que si al salir me encontraba mal, que no dudase en coger un taxi.

La siguiente hora pasó asombrosamente rápida. Y volví al box de mi enfermero. Volvió a pincharme en el brazo derecho y volvió a dolerme. Cada vez más. Me dijo que ya no me pondría esparadrapo, pues me había hecho reacción, y entre los pinchazos y la irritación, mi brazo daba auténtica pena.

La última hora pasó también muy rápida, y eso que no tuve la necesidad de leer nada, ni de estar excesivamente con el móvil. Simplemente veía a la gente pasar, al lado de otras embarazadas. Me encontraba bien, y disfrutaba del silencio de mi cabeza. Además, la noche anterior tuve mi primer sueño con un bebé, y me dediqué a recordarlo durante toda la mañana.

Por fin llegó el momento de mi último pinchazo, y ahí seguía el enfermero, pinchando sin parar a unos y a otros. Cuando me volvió a ver, fue muy simpático, me dijo “ven aquí y acabemos con esto ya!”. Sí, volvió a pincharme en el brazo derecho. Quinto pinchazo. Fue el más doloroso de todos.

Antes de irme me dijo que si la prueba salía mal, me llamarían por teléfono, pero si salía bien, no recibiría llamada alguna. Por otro lado, me dijo que tenía que hacer vida normal a partir de ya.

Me encontraba bien, y aunque notaba que me empezaban a faltar las energías, me vi con fuerzas de pasear a la perra e irme al Burger a comer. Me lo había ganado después de esa dieta odiosa.

A las 13:30h, llevando desde las 21h de la noche anterior en ayunas, y después de un chute enorme de glucosa, en plena calle y llegando al centro comercial, me dio una hipoglucemia. Casi me desmayo. Precisamente había una tienda de chucherías, y entré a por unas cuantas chucherías para no desmayarme por completo, pues me fallaban hasta las piernas.

Llegué sana y salva al restaurante de comida rápida, y me pedí un delicioso menú con hamburguesa, patatas y refresco sin cafeína que engullí en cuestión de minutos.

Dejé de estar mareada, pero me encontraba mal. Necesitaba dormir.

Leí que es un efecto rebote de la glucosa. A lo largo de la mañana me había sentido bien porque mi cuerpo estaba trabajando la glucosa que me había bebido a primera hora, pero después, ya no había nada, y mi cuerpo necesitaba comida de forma urgente.

A las 15h entré a trabajar, hasta las 22h. Fue una tarde horrible en la que no terminaba de levantar cabeza.

El viernes por la mañana seguía estando KO por no haber dormido demasiado, y pasé la mañana pendiente del móvil por si recibía llamada del hospital. Nadie intentó ponerse en contacto conmigo, y pensé, que ese sistema no me gustaba, ¿por qué no llaman si o si con el resultado? Yo me quedaría mucho más tranquila.

A día de hoy, sigo sin saber nada, y yo sigo alimentándome como puedo con la comida que no me da asco. No sé hasta cuando podría recibir la llamada, pero el día 5 de junio tengo visita con el ginecólogo de la Seguridad Social, así que supongo que podré consultar el resultado allí.

¿Cómo fue vuestra curva larga de glucosa? ¿Alguien más tuvo ese efecto rebote del que os he hablado?

  • Responder
    Aporelbebe
    27 mayo, 2015 at 8:48 am

    Hola, yo no tuve que hacerme la curva pues me salio bien el resultado de la corta. Lo que me ha dejado flipada es la dieta que te hicieron hacer 3 días antes, me parece una auténtica barbaridad la comida que te hacen tragar, yo no podría con esa cena, y menos ahora que me lleno en un plis. Suerte con esos resultados!!

    • Responder
      Diario de una madre ingeniera
      31 mayo, 2015 at 5:35 pm

      Gracias! pues pregunté si podía comer menos y me dijeron que no, que tenía que forzar. Evidentemente no siempre me lo acababa todo…uf que mal me encontraba!!

  • Responder
    Ms. E SPeTR
    27 mayo, 2015 at 8:56 am

    Madre mía! No tenía ni idea que para la prueba de la glucosa te ponían a dieta. Lo que estoy aprendiendo contigo. Espero que en breve los ascos a la comida desaparezcan. Un beso grande!

  • Responder
    Miriam
    27 mayo, 2015 at 9:11 am

    Me alegro que haya salido bien la prueba. Es una gran noticia que tr digan que no tendrás que hacer dieta durante yodo el embarazo. A mí me costó horrores hacer esa dieta también, porque soy de poco comer igualmente. Por algún motivo que no sé me la hicieron mucho más tarde, si no recuerdo mal, en la semana 27-28. Para aquel entonces yo estaba de reposo absoluto y la espera se me hizo eterna en el hospital. Por eso, traté de dormir entre pinchazos, en los “comodísimos” sofás de la entrada de Quirón. Por suerte me tocó la mejor enfermera pinchando, porque mis venas son de un bazar de todo a 100, delgadísimas y si las miras fuerte, se rompen. Afortunadamente salió bien. Pero el asco por lo dulce me quedó y ahora, año y medio después, todavía hay chuches que no puedo ni oler. Con lo que me gustaban a mi las chuches :_____(
    Un abrazo y ánimo, que ya casi tienes un tercio superado!

  • Responder
    india
    27 mayo, 2015 at 9:34 am

    Vaya aventirilla te has marcao! Entre la dieta y los pinchazos…menos mal que este por lo menos era majo. Nada ya ha salido bien y otra cosita que tienes hecha!!
    Un besoteeee

  • Responder
    india
    27 mayo, 2015 at 9:35 am

    Perdón jeje quería poner “aventurilla”

  • Responder
    Paula (Sin Chupete)
    27 mayo, 2015 at 9:52 am

    Yo lo pasé fatal. No sabía que existía este efecto rebote, pero ahora que me entero, sé que pasé por ello. Yo pensé que me había dado un chungo o algo, tuve hasta taquicardia durante la vuelta a casa. Y ahora que lo comentas, recuerdo que no se me epezó a pasar hasta que no comí. Para mi fue la prueba más horrible de todas y eso que no tuve problemas con los pinchazos.

    • Responder
      Diario de una madre ingeniera
      31 mayo, 2015 at 5:44 pm

      Si, se pasa bastante mal porque te fallan las piernas y parece que te vayas a caer en cualquier momento.
      Yo era consciente de lo que me estaba pasando y creo que estaba haciendo fuerza mental por no caer…

  • Responder
    másqueelprimerdía
    27 mayo, 2015 at 10:18 am

    Pobre, te dejaron el brazo en modo colador 🙁
    La verdad es que bien podrían llamar para avisar de lo que sea y así se queda una tranquila! Pero bueno, con el tiempo que ha pasado yo supongo que estará todo bien!! Espero que realmente sea así,

    un besito!

  • Responder
    Mi Proyecto Bebé
    27 mayo, 2015 at 10:22 am

    Yo me hice hace unos meses una prueba simplemente para saber si tenía diabetes (no estaba embarazada aún) y también tuve que tomar un líquido dulzón, pero sólo me sacaron sangre 3 veces y no tuve que hacer dieta, y mejor porque viendo el papel creo que yo también lo habría pasado muy mal ya que yo tampoco suelo comer mucho y me lleno rápido, ojalá que ahora en el embarazo no me toque hacerla porque he sufrido leyéndote jeje Supongo que si no te han llamado es que está todo perfecto, no te preocupes, aunque te entiendo, te puedes llegar a preocupar pensando que igual tienen mal tu número o que ha pasado algo, pero bueno también entiendo que no tienen tiempo para llamar uno a uno, así que a pensar en positivo!!

    • Responder
      Diario de una madre ingeniera
      31 mayo, 2015 at 5:47 pm

      Si, yo ya doy por hecho de que está bien. Ha pasado más de una semana y si hubiera dado positivo, tendrían que ponerme a dieta urgentemente jejeje

  • Responder
    Airi Algo mas de nueve meses
    27 mayo, 2015 at 10:24 am

    Ais no sabes como te entiendo con el tema de los pinchazos!! Yo todavía no he empezado con los análisis pero ya los temo…entre el pánico que le tengo y que siempre me rompen la vena o me hacen un daño terrible… Espero que no te llamen ya que eso es buena señal! Aunque pienso como tú, que deberían llamar con el resultado fuese cual fuese…a veces es peor la incertidumbre que otra cosa… Un besote!!!

  • Responder
    fernandav16
    27 mayo, 2015 at 10:29 am

    Hola. Pues yo tuve que hacerne la curva larga, fuí, me bebí la glucosa, no me gustó nada, tuve muchas náuseas y cuando ya iba a cumplir la primera hora, la enfermera me dijo que ya me iba a llamar, sentí el vómito subir y salí corriendo al baño (que afortunadamente estaba en frende de la sala) y la vomité toda, así que nada, consultaron con una gine y dijo que habría que repetirla de nuevo otro día. La enfermera muy maja me dijo que la próxima vez llevara un limón para chupar en caso de náuseas. A la semana siguiente fui con mi limón y pude pasar las 3 horas.
    Por cierto a mi no me la hicieron tan pronto, hasta las 24 semanas nada.
    Un saludo. Me encanta tu blog.

    • Responder
      Diario de una madre ingeniera
      31 mayo, 2015 at 5:49 pm

      Gracias por comentar!!! a mí el limón me ayudó muchísimo. En cuanto me daba una regurgitación o eructo sospechoso, lo chuperreteaba y me servía mucho.
      Un saludo

  • Responder
    Estela
    27 mayo, 2015 at 5:08 pm

    Mala me he puesto de leer tanto pinchazo que barbaridad….ay…una cosa menos y si no hay llamada mucho mejor…ala…a seguir y olvidarnos de tanta aguja…me alegro que ya lo hayas pasado.

  • Responder
    marifififi
    27 mayo, 2015 at 7:14 pm

    Yo tuve problemas con la curva también. No me pusieron dieta, pero me prohibieron “todo lo bueno” y además me tocaba pincharme después de cada comida con un aparatico que me dieron y apuntarlo en un librito. Al principio fui a rajatabla, luego me relajé un poco, y al final ya pasaba y a veces hacía hasta trampas, jejeje. Besicos

  • Responder
    nosoyunadramamama
    27 mayo, 2015 at 10:00 pm

    uffff, vaya lata!!! ayyy, lo de los pinchazos es odioso, a mí es que me da una grima!!!! en fin, menos mal que no tuve problema en ningún embarazo con este asunto, lo hubiera pasado mal con lo de la dieta, la verdad!

  • Responder
    Amabi
    30 mayo, 2015 at 8:11 am

    Yo he pasado por tres curvas de una hora, tres de las largas y me libre de la prueba que te hacen de dos horas para ver si tras una diabetes gestacional se tiene problemas con la glucosa, me libre por dar pecho y estándolo dando quedarme embarazada, eso si en el segundo embarazo me hicieron la dichosa prueba desde el primer trimestre y repitiéndolo en el segundo.
    Resultados: primer embarazo diabetes gestacional con dieta, control de azúcar cada día en ayunas y tras todas las comidas, y finalmente pinchazos de insulina.
    Segundo embarazo (gemelar, estos son más propensos a la diabetes) pues milagrosamente me libre.

  • Responder
    Maria
    16 febrero, 2016 at 7:04 pm

    Hola, a mi me hacen la prueba en unos días y la verdad que no entiendo el porque de esta prueba, y mucho menos las pocas explicaciones que te dan. Se limitan a decir que es protocolo, con lo cual no entiendo porque hay profesionales de la salud, ya que si todo es por protocolo cualquier persona podría hacer ese trabajo. La verdad que estoy teniendo mala suerte, mi matrona parece una administrativa que sólo te da citas médicas. En mi comunidad, en el país vasco, si das dos valores alterados, directamente vas a insulina, aunque te pases por muy poco, no intentan una dieta. Y si te pasas en un valor, tampoco ves al endocrino, simplemente te lo repiten en tres semanas a ver que tal sale. Hay una dejadez increíble en todo el tema de embarazadas en mi centro de salud. Mucho ánimo a todas!

  • Responder
    susana
    4 enero, 2017 at 10:58 am

    Hola! Yo la larga la he intentado hacer hoy y tras el pinchazo basal y tomar el liquido a los cinco minutos he vomitado y tengo q volver otro dia. Tengo un horrible dolor de cabeza. No se si voy a ser capaz de hacerla sin vomitar a la proxima. Así que aún gracias que no la tienes que repetir.

  • Responder
    Nus
    6 septiembre, 2017 at 3:18 pm

    Hola, acaban de decirme que el test O’sullivan ha salido alterado (166) y me mandan a la TTGO, no me han mandado ninguna dieta preparatoria, solo que la noche anterior tome hidratos. Estoy muy mal porque no me gustan los pinchazos y me mareo con los análisis y lo paso realmente mal. creo que el estrés y los llantos que me producen estas pruebas son más perjudiciales que una posible Diabetes gestacional. Coincido con María que nadie te explica realmente nada y cuando preguntas te dicen que nada que es una prueba de control que el test O’sullivan no quiere decir nada…de verdad hay que pasar por esto? no es mejor que te pongan una dieta en el momento que te quedas embarazada? me gustaría tener un par y negarme a la prueba pero nos asusta todo y al final pasamos por el aro. Creo que tiene que haber otra manera de evitar estas pruebas… en fin, mucho ánimo a todas.

  • Responder
    Noe
    1 noviembre, 2017 at 8:39 pm

    Estoy contigo Nus, la tengo pasado mañana y estoy en un sinvivir… lo estoy pasando realmente mal .
    Debería de haber otra forma…

  • Responder
    Carolina Suarez
    12 noviembre, 2017 at 6:37 pm

    El chaval es un enfermero titulado verdad??? Tendríamos que hablar con propiedad, no es un cualquiera que viene de la calle y te pincha no???

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: