Instagram Slider

  • Contigo Hoy en stories y en destacados os he enseadohellip
  • SORTEO Haca mucho tiempo que no os traa ningn sorteohellip
  • Locura Hoy no tengo foto que publicar Estar todo elhellip
  • Carnaval Seguimos con los virus en casa aunque esta maanahellip
  • Dieta Ya est terminando mi segundo da de dieta previahellip
  • SUGAR Los selfies no son lo mo lo s perohellip
  • Infancia Creo que hay que ser muy delicado con lohellip
  • Gripe Haca das que no publicaba foto porque me veahellip
  • SORTEO Estar enferma con Gripe A y que llegue elhellip
  • Half way  Aunque para m el ecuador del embarazohellip
Maternidad

¿Soy una buena madre?

20 diciembre, 2016

La maternidad es tal y como me la esperaba. Abrumadora, agotadora, brutal, alucinante.

El instinto está ahí sin necesidad de forzarlo. Quiero proteger a Bichito, cuidarlo, darle mimos, besos. Lo miro y siento mariposas en el estómago. Estoy reviviendo mi primer amor.

Pero en ocasiones me pregunto si lo estaré haciendo bien.

mamaingeniera

Mi bebé es muy intenso

No es la primera vez que lo digo. Bichito es muy intenso, a pesar de las opiniones que me pueda encontrar. Lo veo.

Tiene energía para dar y vender, y comparado con otros niños, recibe adjetivos de todo tipo (aunque desde el cariño). Este niño es un demonio, menudo bicho es, prepárate, la que te espera, etc.

Y el caso es que a mí me gusta así. Activo, risueño, bicharraco, con ideas traviesas y tan cariñoso que me lo comería a cachos.

Aún así, me surge la duda de si lo estoy haciendo bien.

La paciencia es la clave

He descubierto que mi paciencia ha mejorado muchísimo desde que tengo a Bichito.

Nunca grito, soy consciente de que no entiende el NO y soy más que partidaria de una educación sin violencia (física ni psíquica). Pero a veces me desespero, no te voy a mentir.

El otro día, sin ir más lejos, Bichito se despertaba cada 15-20 minutos. Cuando estoy cansada, sin dormir, con montón de cosas de casa por hacer (soy incapaz de ignorarlo), con otro montón de cosas pendientes de cualquier otra cosa, sin tiempo para ducharme… me agobio.

A veces creo que no tengo la paciencia suficiente, que me agobio por tonterías. Pero siento que no puedo más y que estoy a punto de explotar decidida a regalar a este niño.

Me siento culpable

Una única vez, en casi un año de maternidad, he perdido los nervios y le he gritado un “cállate ya!”.

Obviamente me sentí como una mierda después. Lloré sintiéndome culpable de haber hecho algo con lo que no estoy de acuerdo, pero me dormía de pie y las neuronas no llegaban a más.

Tengo a maridín, sí, pero la teta es mía y últimamente es obsesión lo que tiene.

Veo muy lejos el destete que tan bien planeado tenía, y veo muy lejos las noches del tirón.

Para mí que simplemente se queje, aunque sea cada 30 minutos, si luego se coge a la teta tan normal, ya me va bien. Pero que llore y llore y llore, y me tenga que levantar de la cama y mecer sus 10,300kg mientras mama, puede conmigo. Y si aún dijera que eso lo hace dos veces en toda la noche, pues aún lo podría aguantar, pero ¿cada 30-40 minutos? Ni de coña.

De todo se aprende

Sé que no lo hice bien cuando perdí los nervios, que quizás podría haber aguantado un poco más.

Para mí una no es mala madre si pone a sus hijos a ver los dibujos para poder vestirse (cosa que tengo que hacer cada mañana), sino si trata a su hijo sin respeto, con gritos o violencia. Eso sí que es ser una mala madre. Y yo no quiero serlo.

Quiero ser la mejor versión de mí misma y que Bichito crezca siendo una persona con gran inteligencia de todo tipo, pero la emocional es de las más importantes. Que sea equilibrado, que tenga confianza en sí mismo, que no pierda los nervios y que sepa enfrentarse a las situaciones que se le presenten en la vida de forma calmada.

Creo que nunca se deja de aprender a ser mamá y que según vaya creciendo Bichito, más creceré yo (y no me refiero en años sino en madurez emocional).

¿Has perdido los nervios con tu hijo alguna vez? ¿Qué tipo de educación le estás dando a tu hijo?

  • Responder
    Adriana
    20 diciembre, 2016 at 10:21 am

    Lo primero es que POR SUPUESTO ERES UNA BUENA MADRE. Ni lo dudes un momento. Pero ser una buena madre no es ser perfecta siempre, ni muchísimo menos.

    Ese pensamiento de “lo estaré hacienda bien” lo tenemos todas. Y yo por una parte lo veo “malo”, porque nos machacamos a veces nosotras mismas sin motivo, pero por otra bueno, porque te ayuda también a ser crítica contigo misma y cambiar cosas que pienses que no le hacen bien a tu hijo o a tí. Porque no siempre acierta una a la primera, ni falta que hace tampoco. Ser capaz de ver que algo no funciona como pensabas y cambiarlo también es ser buena madre. Yo lo he hecho muuuchas veces con temas varios, desde alimentación, sueño, y más cosas, y al contrario, pienso: qué bien que cambié esto.

    Respecto a los gritos, te diré que en mi experiencia es muy fácil no perder los nervios con un bebé pequeño, pero es más difícil con un niño más mayor, y ya con dos o más ni te cuento. Cuando mi primera hija tenía meses, un año, año y medio y hasta dos, nunca jamás le decía una palabra más alta que otra. Ahora pego algún grito de más de vez en cuando, del que me arrepiento, claro, pero lo pego alguna vez. Y también me parecía impensable cuando eran peques como el tuyo.

    Pero lo dicho, eres buena madre y solo tienes que ver cómo te mira tu bebé para saberlo.

  • Responder
    Olga
    20 diciembre, 2016 at 11:21 am

    “Lo miro y siento mariposas en el estómago. Estoy reviviendo mi primer amor.”
    Qué frases más preciosas….
    ¿Como no vas a ser una buena madre?

  • Responder
    Nueve meses y un día después
    20 diciembre, 2016 at 12:17 pm

    Por supuesto que eres una buena madre y por supuestísimo que he perdido los nervios con mi hijo. A punto de cumplir tres años, es más fácil, por así decirlo, convivir. Se van fortaleciendo lazos, cariño, se va congeniando más y más peeeeero, por suerte, el bicho se desarrolla y evoluciona y claro, quiere tener voz y voto. Y eso, te pone contra las cuerdas prácticamente a diario, varias veces. Por rachas, muchas veces al día y muy durillas de aguantar. Aunque yo tengo poca queja, valorando lo que hay, pero una se acostumbra a lo suyo. Y el cansancio y las tareas pendientes, como comentas, no ayudan nada. Así que ánimo, que vas a meter la pata 800 millones de veces más porque somos personas y es lo que hay. Poco a poco vamos aprendiendo. Por suerte, son mucho más puros que nosotros y cero rencorosos. Gloria bendita. Aunque eso hace que te sientas peor aún cuando la cagas. Ja,ja,ja.

  • Responder
    Mel
    20 diciembre, 2016 at 12:48 pm

    El sábado estuve en una charla sobre inteligencia emocional que había organizado la guarde de mi hijo. La mujer que nos dio la charla nos dijo que la experiencia de los peques, es decir, lo que viven y absorben de los padres, lo que marca su infancia es el conjunto, no un día concreto. Que es completamente normal que algún día nos sintamos desbordados y que perdamos los nervios, y que eso apenas cuenta; y que lo importante es que crezcan en un ambiente tranquilo y se sientan queridos y valorados.
    Creo que todas sentimos aquello de “¿soy una buena madre?”, “¿lo estoy haciendo bien?”. La respuesta es sí, sin duda alguna. Somos la mejor madre que puede tener 😀 Ánimo, la falta de sueño es terrible para estas cosas.

  • Responder
    catalanobavara
    20 diciembre, 2016 at 12:52 pm

    Pues ultimamente los estoy perdiendo demasiado. Etapa dificil del pequeño, pasa de ser bebé a ser niño y aun no entender los NO, comiendo tira la comida si no quiere más, tira juguetes por las escaleras, se sube a las sillas y a la mesa, desenchufa todo lo que encuentra, etc. etc. Es difícil no perder los nervios cuando tienes a otra a la que atender y además trabajas y tienes que cocinar y ordenar minimamente la casa. Pero me lo he propuesto para 2017, dejar de gritar, explicar las cosas y ya…porque aunque grite, no me escucha. Además ya sé que es solo una fase, que en unos 6-12 meses va a entender el NO y todo se va a tranquilizar…pero que largo es el camino hasta ese punto…

  • Responder
    Sandala
    20 diciembre, 2016 at 1:26 pm

    El simple hecho de plantearte si eres o no buena madre ya demuestra que lo eres, porque no te conformas, buscas ser mejor si cabe.
    Todas hemos perdido los papeles alguna vez. Con un hijo de 11 años preadolescente total y peleado con el mundo, y uno de 25 meses con autismo y ausencia de lenguaje verbal, que tampoco comprende lo que le dices si no va escenificado con gestos y con imágenes, pierdo los papeles muchas mas veces de las que me gustaría. Pero es por eso, buscamos hacerlo mejor, pero somos personas, con nuestros momentos buenos y malos. Lo importante es saber rectificar y disculparnos cuando se nos va de las manos.
    Y no olvides nunca que eres la mejor mamá que podría tener.

  • Responder
    Mar
    20 diciembre, 2016 at 11:50 pm

    Claro que eres buena madre! Me he sentido muy identificada. Yo tambié le pongo los dibujos para poder vestirme y no me agrada mucho hacerlo pero es que no me queda otra… yo pienso como tú: nada de violencia de ningún tipo, ni gritos, ni castigos (no sirven de mucho). Mi hijo solo tiene 5 meses y hubo una noche de esas de no dormir y quedarte frita encima de la pelota de pilates (me pongo ahí con él y con los botes de duerme aunque a veces yo caigo antes que él jeje) mientras él se quejaba por no querer dormir que también dije algo así… luego se me escaparon las lágrimas… pero es lo normal… ánimo! 😙😙😙

  • Responder
    motherhoodmilk
    21 diciembre, 2016 at 8:57 am

    Hola!! Ya tenía ganas de comentarte jj. Nena, lo requetedicho No, no por ese momento y por pensamientos frutos del cansancio más profundo vas a ser mala madre.
    Tengo ganas de vivir todo eso: agotamiento de felicidad, momentos desesperantes de tetatetateta…y momentos también buenos jajaja En fin, que la maternidad es la leche, no? Jjjj así que cuando puedas tú ilustrarnos!!
    Besos y nos vemos por el.2.0 😘

  • Responder
    Tania
    21 diciembre, 2016 at 2:27 pm

    Pues para nada eres una mala madre,yo tengo un niño km el tuyo,te entiendo perfectamente y yo he perdido los nervios mas d una vez,sobre todo en verano xk mi marido trabaja en hosteleria y en verano solo pisa la casa un par d horas x la tarde y se vuelve a ir a trabajar hasta ls doce d la noche km pronto,asi k con los calores tanto yo km el peke estamos mas irritables y si a eso le sumas k duerme poco y mal,y con el calor duerme aún peor si cabe,pues bfff así k t envidio k seas capaz d controlarte tanto,saludos y k nuestros pekes aprendan pronto a dormir mas rato seguido jeje

  • Responder
    Carmen
    24 diciembre, 2016 at 3:42 pm

    Madre mía, pues no te queda nada. Perderás los nervios miles de millones de veces, le gritaras, le dirás cosas que jamás imaginabas que le dirías, te sentirás fatal, te arrepentirás cada vez y ahí seguirás intentando hacerlo lo mejor posible, cada día, sin conseguirlo. Disfruta los buenos momentos, perdonate por los malos. No quieras ser perfecta, no se puede.

  • Responder
    Leila - Mi Regazo
    26 diciembre, 2016 at 5:29 pm

    Me siento muy identificada! El sueño es el peor enemigo de mi paciencia. También para mí lo más importante es el respeto, el de verdad, y cuidar su inteligencia emocional.
    Todos cometemos errores. Lo bueno es saber que existen y que podemos aprender de ellos

  • Responder
    marian
    28 diciembre, 2016 at 10:09 am

    Creo que el problema es que nos exigimos muuucho…. tenemos que ser buenas y amorosas, trabajar, encargarnos de la casa y mil cosas mas……. Leñe!!!, que somos mujeres, no somos maquinas…… claro que eres buena madre y es normal que perdamos los nervios po la falta de sueño…la falta de sueño es nuestro peor enemigo……. bueno en mi caso eso y mi pareja que no “fa res” pero ahora no es el tema…. Bonica eres la mejor madre que tu hijo podria tener!!!!!

  • Responder
    Nazareth
    30 diciembre, 2016 at 9:49 pm

    Durante año y medio nuestro mayor se levanta CADA HORA. Así que durante 18 meses no dormimos nada, salvo cuando venía alguien a casa y por pura pena se quedaba a dormir con él y mi marido y yo dormíamos del tirón. Pero eso era un sábado al mes, más o menos.

    Así que sí, he perdido los nervios alguna vez, y como bien dices me he sentido como la mismísima mierda después, porque te das cuenta de que no es su culpa. Él está en este mundo por primera vez, no sabe que tienes que ir al trabajo, o que los platos llevan dos días en el fregadero pero es que no sacas fuerza para lavarlos, o que deberías echarte mechas que llevas 4 cm de raíz. Él no sabe nada de eso, pero tú sí y te culpabilizas por no ser la madre “instagram” con la casa limpia, el pelo perfecto y la sonrisa de 10.

    Estoy de acuerdo contigo en que siendo la mejor versión de nosotras mismas y dándole al pequeño todo nuestro amor no seremos buenas madres, seremos las mejores.

    Un saludo enorme y mucho ánimo

    https://nadiemelodijoblog.wordpress.com/

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: