Explorar

Vitaminas prenatales

Buscar un embarazo

Onagra y Germen de Trigo, mis otros dos aliados

13 agosto, 2014

Comencé la búsqueda del embarazo tomando unas vitaminas prenatales que me recomendó una amiga. Pasados 10 meses, y ante el resultado raruno de mis análisis hormonales, decidí que intentaría hacer algunos cambios antes de comenzar con el dichoso Omifín (eso será, si no he conseguido el embarazo antes, a partir de Septiembre). De ahí que comenzase a tomar Ovusitol, y siguiendo algunos consejos de mis compañeras de fatigas, añadí Onagra y Germen de Trigo.

Es bien sabido que la Onagra tiene muchos beneficios, y entre ellos se encuentran, la reducción del acné, alivio del síndrome premenstrual y la regulación de los ciclos. Aunque por norma general, mis ciclos siempre han sido de 28 días clavados, desde que comencé la búsqueda, y como si Murphy se hubiese enterado, he tenido ciclos de 27, 29, 31 y hasta 33 días (ya os conté que en plenas Navidades del 2013 yo me creía embarazadísima). Por ello decidí que no me iría mal tomarla, si me ayuda a regular de nuevo mis ciclos y si favorece la ovulación (que algo he leído en algún sitio pero no he encontrado artículos con referencias fiables), ¿por qué no probar?

La cantidad que tomo es de 2000 mg/día (las cantidades recomendadas van desde los 1500 mg/día hasta los 3000 mg/día), y dado que las cápsulas que compro son de 500 mg cada una, tomo dos por la mañana y dos por la noche. Además, la Onagra la tomo desde el primer día del ciclo, es decir, cuando me viene la regla, hasta que ovulo. He leído de todo, que se recomienda en el embarazo, pero no cuando se ha de implantar el embrión, pues puede provocar contracciones en el útero. Yo, por si acaso, la tomo desde la regla hasta ovulación y después, descanso.

Por otro lado, el Germen de Trigo también tiene muchísimas propiedades beneficiosas, pero lo que nos interesa es su aporte de vitamina E. La vitamina E favorece la ovulación (sobre esto tampoco he encontrado información fiable) y ayuda a la implantación del embrión.

La cantidad que tomo, también es de 2000 mg/día y ya que las cápsulas de Germen de Trigo también son de 500 mg, tomo dos por la mañana y dos por la noche. En este caso, las tomo a lo largo de todo el ciclo, sin descanso.

Es decir, mi ritual, o “momento feliz” que lo llamo yo, es el siguiente:

Por la mañana al levantarme, diluyo un sobre de Ovusitol en un vaso de agua y preparo, dos cápsulas de aceite de Onagra y dos cápsulas de aceite de Germen de Trigo (en total 4 cápsulas). Las voy tomando bebiendo del vaso de agua en el que he diludo el Ovusitol, y una vez acabada el agua, vuelvo a llenar el vaso por si queda polvo sin diluir.

Por la noche, antes de cenar, repito el ritual.

Desde la ovulación hasta la siguiente regla, realizo el mismo ritual pero sin cápsulas de Onagra, sólo con Germen de Trigo. Dos por la mañana y dos por la noche.

Y ese es el aporte vitamínico que realizo ahora. Todos y cada uno de ellos aportan algo a la ovulación, o a la implantación o al bienestar físico a nivel general. Necesitaba un cambio, y este ha sido el mío.

De momento, llevo 2 meses con este aporte, y si algo he notado, es que ya no me sale el típico grano de ovulación y el grano pre-regla. Además, tengo la impresión de que mis uñas están genial.

*Quiero aclarar que no soy profesional de la salud, y que todo esto es auto medicación que realizo bajo mi propia responsabilidad. Explico todo esto por ser un “diario personal” pero no pretendo que nadie siga las mismas indicaciones que yo.