Explorar

conseguir embarazo

Infertilidad

La esperanza de quedarme embarazada de forma natural

27 enero, 2015

Pensé que debido a mi infertilidad, jamás volvería a sufrir en una fase lútea. Y mucho menos después de mi primera FIV completa.

En todo momento he tenido la intención de no perder la esperanza de que ocurra algún milagro, tal y como le pasó a Lara, pero también he tenido la intención de tomármelo con mucha calma para no volver a sufrir con los dichosos psicosíntomas.

Este ha sido mi primer ciclo libre de hormonas en varios meses, y también el primer ciclo en el que mi ovario derecho estaba libre de quistes. Como comenté en Twitter, ha sido la primera vez que he notado cómo ovulaba, tanto por el dolor en el ovario, como por el aumento de flujo fértil y por la subida de temperatura basal.

Maridín y yo hemos disfrutado del sexo sin presión, es así, pues nuestra mirada está puesta en el siguiente mes y en poder recibir a Bonito y Campeón. Todo este ojo crítico hacia mi ciclo, se debe a la intención de ajustar los días libres en el trabajo con la que será, mi próxima transferencia embrionaria.

No obstante, no podía transcurrir todo con normalidad, no.

Ayer vi que mi temperatura basal había bajado, y pensé que mi regla estaba demasiado cerca. Para una vez que quiero que baje cuando toca, ¿se me va a adelantar? No sería extraño, después de los cambios hormonales por los que ha pasado mi cuerpo.

A media mañana empecé a tener dolores de regla, yo diría, bastante notables, y mi única preocupación era, cómo lo iba a hacer en el trabajo ahora que ya me habían dado los días libres que tenía pedidos. En cuestión de media hora más tarde, empecé a tener retortijones, y ese dolor me pasó a la espalda.

Me asusté.

Esos mismos dolores de riñones y retortijones los empecé a tener 2 días antes de mi beta. Y aunque no me duelen en absoluto los pechos, y mi temperatura sigue estando baja, no puedo evitar rayarme.

¿Y si…?

Joder, me siento ridícula. ¿Por qué narices creo que algo tan bueno me va a pasar a mí?

Los dolores de regla no han remitido y tengo un flujo muy líquido y abundante, tanto, que podría decir perfectamente que estoy ovulando otra vez. Los riñones los tengo hechos polvo.

Ha sido muy triste verme a mí misma llorando por la calle a la vuelta del trabajo. Y ha sido cuando he comprendido que la infertilidad ha afectado a mi autoestima. Porque me siento una mierda, me siento inútil, me siento una mujer-no-mujer.

Sé que sólo digo gilipolleces, y siento mucho esta entrada desesperada que estoy escribiendo rápidamente mientras mi perra reclama que la saque a la calle, pero necesitaba soltarlo.

No puedo evitar tener esperanzas, pero por otro lado hay una vocecilla diciéndome “Clara, no seas estúpida, jamás te quedarás embarazada. ¡Jamás!”

Y es que quizás, tenga razón.

🙁