Etiquetas

miedo

peligro-niño
Educación, Maternidad

Mi hijo se podría haber atragantado 😱

A principios de año te conté lo peligroso que es Bichito. Era (y es) un torbellino y por más que intente tener mi casa a prueba de niños, siempre hay cosas que se me escapan.

Pero lo que pasó el otro día me sirvió para darme cuenta de que tengo que espabilar más. Me llevé un susto de muerte.

Seguir leyendo

Maternidad

Miedo y maternidad

En el directo de Youtube de la semana pasada, salió un tema que me parece de los más difíciles de la maternidad: el miedo. Y no me refiero al miedo de ser madre o no saber enfrentarme a los diferentes retos de mi vida como mamá, que también, sino al miedo de que a mí me pase algo y consecuentemente, le pueda pasar a Bichito también.

A ver, que me ha quedado un poco lioso, lo sé. Voy a intentar explicártelo mejor.

reflexion

Seguir leyendo

Infertilidad

Primeros sentimientos con la FIV

No suelo publicar un sábado, pero hoy lo hago con lágrimas en los ojos. Y es que espero que las hormonas sean las culpables de ello, porque no me puedo sentir más bipolar.

Paso de la risa, al llanto, y del auténtico bienestar, al terror más oscuro. Estoy experimentando sentimientos de soledad, de tristeza profunda, y lo peor de todo es que no tengo un motivo concreto para estar así.

Tengo miedo a la FIV, es cierto, pero ayer estaba súper feliz por empezar el tratamiento, y hoy, he empezado a tambalear. Soy consciente de que aún me quedan muchos días de pinchazos, y más vale que me lo tome con calma, pero juro por los astros del universo, que soy un alma en pena incontrolable.

No me apetece socializarme, y aunque esto ya venía de los últimos meses, ahora me apetece menos aún. Estoy bien poniéndome el pijama y quedándome entre los muros de mi casa, sin estar expuesta. Es mi armadura, mi caparazón. Aquí soy yo y mis pensamientos.

Maridín se ha ido con sus amigos, y lo he agradecido. Él sigue llevando su vida de siempre, pero sufriendo viéndome a mí así. La punción de mi quiste, el comienzo del tratamiento FIV… todo. No quería irse, pero se lo he pedido. Que se despeje, que nos quedan muchos días por delante y lo necesito a tope.

Lo sé. Debo tranquilizarme, y quiero disfrutar del tratamiento. Quiero intentar estar en paz, en calma.

Siento este post tan mierdoso, porque no se le puede llamar de otra manera. Pero ahora, me siento mucho mejor. Puedo prometer y prometo, que intentaré controlar mis sentimientos, y no dejarme manipular por unas míseras 225 UI de Gonal diarias.

Gracias por leerme, si es que habéis llegado hasta aquí.

P.D.: Por cierto, ayer en plena ecografía, me bajó la regla. Por lo tanto, empecé el tratamiento al 100%. Si todo sale bien, la transfer será también este mes. ¡Crucemos los dedos!

Maternidad

¿Idealizando la maternidad?

Últimamente me ronda por la cabeza la idea de si no estaré idealizando la maternidad.

Las infértiles tenemos mucho tiempo para soñar, de imaginarnos con nuestros retoños, de planear como será todo. Si, lo sé. Estaréis pensando que cualquier otra mujer que se quede embarazada, también sueña eso durante su embarazo.

Pero sumadle a esos 9 meses, 15 más, por ejemplo. ¿No son un montón de meses soñando con cosas ideales? ¿No es demasiado tiempo deseando algo que no llega, y que suplimos con ensoñaciones varias?

De repente me acecha el miedo a que cuando llegue el momento, ese ansiado momento, no sea como lo he esperado. Y aunque sepa que la maternidad a veces es muy difícil, me aterra no poder soportarlo.

Un embarazo difícil, lleno de obstáculos, un parto traumático, complicado, un bebé al que no sepa cuidar, etc. Esas son algunas de las cosas que, cuando leo blogs de mamás, me planteo que si a ellas les ha pasado, a mí también podría pasarme. Y a pesar de que vaya preparada para todo, tengo miedo de no saber aceptarlo, sobrellevarlo.

Y pensaréis “pero esta tía, ¿aún no está preñá y ya tiene estas historias en la cabeza?”

A eso me refiero, señores. Qué tengo demasiado tiempo para pensar. Para soñar y para destruir mis propios sueños. Yo sola me monto la película, y voy a días. Unos días es un cuento ideal, y otros es una historia difícil.

La espera es muy larga, y da tiempo para todo.

Y vosotras, ¿también idealizáis vuestro futuro embarazo? Y a las ya mamis, ¿lo idealizasteis y luego os llevasteis una sorpresa, o fue como esperabais?

P.D.: Para aclarar este post, no estoy depre ni nada, ¿eh? Sólo es una de tantas reflexiones que tengo a lo largo del día.