Instagram

Follow Me!

Explorar

coca de panadero

Miscelánea

Coca de forner

8 mayo, 2019
coca de forner

Lo sé, este blog no es un blog de recetas pero es que mi cuenta de Instagram tampoco lo es. Y es que tengo que compartir contigo la receta de la coca de forner que he hecho hoy porque es la tercera que intento hacer; creo que por fin, he dado con la adecuada.

Veo que la última vez que publiqué en este blog fue el primero de abril y muero de la pena. Mi blog está abandonado y eso me parte el alma. Han sido 5 semanas de virus encadenados en mi familia y solo me ha dado la vida para llegar a las entregas de mi trabajo (y algunos días ni eso, ¡qué mal!).

Así que, como quiero volver a poner en marcha el blog con, mínimo, un post a la semana, he creído oportuno hacerlo con esta receta de coca de forner que tanto me estás pidiendo después de haberla visto en mis stories.

He de decir que si me he lanzado a hacerla ha sido gracias al grupo de Facebook de Panificalocas, que lo peta mucho. Si tienes una panificadora o estás pensando en comprártela, únete a ese grupo porque es una biblia.

Obviamente, la receta no es mía, pero mías sí que son algunas modificaciones. Si buscas coca de forner en el grupo de Facebook te aparecen unas cuantas. Yo cogí la más antigua del cotarro y empecé a probar.

Ingredientes

Pensarás que qué más da una harina que otra, ¿no? Pues no. Intenté la primera coca de forner con harina de fuerza y harina de repostería (no tenía más, había calculado mal) y no salió bien.

Luego lo intenté solo con harina de repostería y aunque no estaba mala, no era lo que quería. Hoy la he hecho con harina de fuerza única y exclusivamente y sin duda, se nota la diferencia.

También utilicé panela en lugar de azúcar en las dos primeras y claro, no es tan dulce como el azúcar blanquilla por lo que quedaron sosas.

Los ingredientes que necesitas para la coca de forner son:

  • 500 gr. de harina de fuerza
  • 280 gr. de agua
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 5,5 gr. de levadura de panadero en polvo
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 1 cucharada sopera de sal
  • Anís, azúcar y aceite de oliva para después

Prepara el levado de la masa

Yo uso la panificadora para amasar y levar. Si no tienes, puedes hacerlo a mano, por supuesto. En mi panificadora del Lidl, uso el programa 10 que amasa y leva dos veces; en total está 1:40h ahí.

Así lo hago yo:

  • Peso 500 gr. de harina de fuerza y le añado la levadura de panadero y el azúcar. Lo dejo en un lado porque lo primero que hay que poner en la cubeta de la panificadora es el agua.
  • Peso los 280 gr. de agua y echo en la cubeta poco más de la mitad y las 3 cucharadas de aceite. Luego echo la harina con la levadura y el azúcar y pongo en marcha el programa 10 que empieza a amasar.
  • En el agua que ha quedado, diluyo la sal y la vierto dentro de la cubeta después de varios minutos, no mucho más. Esto lo hago porque la levadura en contacto con la sal entra en cortocircuito y así he encontrado mi forma.
  • Dejamos a la panificadora amasar y levar.

Trabaja la masa

Cuando termina la panificadora te encuentras con una masa preciosa, hinchadita y levada que da hasta pena sacarla.

  • Le das forma con un rodillo o con las manos y si quieres la divides en varias cocas o en una sola, como prefieras.
  • Pon papel de horno sobre la bandeja del mismo y pinta el papel con aceite de oliva. Después pon la masa encima y pinta la masa también.
  • Deja la masa reposar durante una hora. Yo he encendido el horno a 50 grados y cuando ha llegado a esa temperatura lo he apagado. He metido la masa ahí para que repose. Recuerda que es importante que no le dé corrientes de aire.
  • Cuando ha transcurrido ese tiempo, saca la bandeja y decora la coca. Vuelve a pintarla con aceite y échale anís. ¿Cómo? Yo he puesto un culito en un vaso, me he mojado los dedos y la he salpicado así. A ojímetro, vaya.
  • Decórala con azúcar. Con el calor del horno se convertirá en caramelo. Sé generosa.
  • Métela en el horno ya precalentado a 250º durante 15 minutos, o bien, cuando veas que está dorada (cada horno es un mundo, ya lo sabes).
  • Cuando esté lista, sácala y ponla a enfriar sobre una rejilla.

 

Ya tienes tu coca de forner

Una vez se haya enfríado, pruébala. Lo ideal es que quede crujiente por fuera y esponjosa por dentro. A mí me gusta muy dulce y por eso le he puesto mucho azúcar.

Otra opción puede ser no ponerle nada de azúcar y decorarla con cosas saladas como pimientos, atún, cebolla… pero yo buscaba una coca de forner como la que compra mi suegro en la panadería de toda la vida y creo que con esta estoy muy cerca.

¿Has hecho coca de forner alguna vez? ¿Cuál es tu receta maestra? ¡Comparte, por favor!