Instagram

Follow Me!

Embarazo

Revolución hormonal en el embarazo

19 agosto, 2015

Hace mucho tiempo que no escribo una entrada en plan reflexión. Y es que hoy no sé que me pasa. Fijaos si estoy rara, que estoy publicando a una hora a la que jamás publico. Y encima, estoy en el trabajo. Pero necesito escribir. Si no queréis verme echando pestes de un día como hoy, mejor no sigáis leyendo.

Esta mañana decidí ir a yoga. Creo que ha sido un gran error, porque no he tenido tiempo de descansar lo suficiente, ya que esta semana estoy trabajando de 13 a 21h. Un horario de mierda, vamos. Total, que yoga me ha dejado más KO de lo que estaba aún, porque cuando voy, me duele todo.

Ahora mismo quiero llorar, pero es que antes me he vuelto una energúmena con un compañero de trabajo. A ratos también me río, si.

El caso es que cuando estoy tan cansada, se me va la pinza totalmente. Me dan ganas de tirarme al suelo, patalear, lloriquear. Me duele la puñetera espalda y paso 8 horas en una silla de 35€ de Ikea (os pongo hasta el link para que veáis la soberana mierda sobre la que pongo mi hermoso pandero), y es que encima por la noche no descanso porque en la cama también me duele la espalda.

Por las noches me enrosco en mi cojín de lactancia al que muy cariñosamente llamamos Winnie (porque tiene un estampado horrible de Winnie the Pooh, personaje que odio a más no poder), y creo que si no lo tuviera, aún dormiría peor. Pero entre que me está empezando a costar cambiar de postura, que boca arriba empiezo a no estar nada cómoda, y que hacia el lado derecho me da miedo dormir… no os digo más. Y eso si no me despierto con los brazos dormidos, o a mear, o simplemente, como anoche, a sentarme un rato en la cama porque no podía con el dolor.

Si. Sencillamente, esta es una entrada quejicosa, sin motivo alguno. Solo quiero irme a casa, llorar un ratito (que a veces se agradece) y comerme lo que maridín haya preparado para cenar (anoche hice un tremendo esfuerzo en comerme un mini trozo de salmón sin que me dieran arcadas). Quiero relajarme en mi sillón, también del Ikea pero mucho más guay, con mis cojines y conectar con Bichito.

Me he dado cuenta de que estoy tan mal que prácticamente no le he notado hoy, y sé que es por mi actitud. Maridín me lo ha dicho ya “no puedes estar así, piensa en él”, pero oye, es que no puedo con mi cuerpo. El cojín que me traje de casa y tengo puesto en las lumbares, ayuda, pero no es la solución.

No dejo de pensar en diciembre. El mes en el que nacerá mi polluelo, mi niño, mi principe. Sueño con momentos solo nuestros. Caricias, besitos, mimitos. Y es que este niño va a tener tanto amor…

Y creo que hasta aquí, porque como siga escribiendo igual no paro y paso de la locura transitoria al ñoñismo máximo. Mañana más, que os traigo otra historia real de infertilidad.

¿Alguna vez me he despedido con un beso? ¿No? Pues hoy si, porque soy así, se me va, ¡y punto!

¡Muak!

  • Responder
    Marga
    19 agosto, 2015 at 6:30 pm

    Ains estas hormonas! Piensa sólo en tu pequeño, en todo lo bueno que te llega en diciembre. Espero que pase pronto este día guapi. Muchos besos amorosos!!

    • Responder
      Diario de una madre ingeniera
      19 agosto, 2015 at 6:31 pm

      Gracias guapa! la verdad es que no tiene ni pies ni cabeza todo esto xD

      • Responder
        Marga
        19 agosto, 2015 at 6:33 pm

        Es la cosa del embarazo. Nos dan paranoias sin razón! Yo hay días que me pongo en plan adolescente pensando que el mundo está contra mi. Total…todo pasará!

  • Responder
    Conchi
    19 agosto, 2015 at 6:53 pm

    Que sinsentido…

  • Responder
    Anónimo
    19 agosto, 2015 at 6:53 pm

    jajajaja madre mia, como me haces reir con tus ocurrencias… te cuento tengo mi positivoooo y hoy voy a doctor fertilizador (asi le digo yo) a ver a mi tuburoncin… que nervios y quiero que todo salga bien…

  • Responder
    Liela
    19 agosto, 2015 at 7:15 pm

    Vaya caca de la vaca esa silla del curro. Te entiendo… y encima si te duele la espalda, la guinda de los males.
    Y una pregunta así, quizá tonta…. ¿No te pueden dar la baja? Con lo que tienes de la espalda y tu malestar diario, más el estrés-agobio ¿no podría darte el médico de cabecera la baja YA? ¿Cuándo se supone que te la pueden dar? Jope, que ya has pasado el ecuador del embarazo, con la barrigota asomando, el calor… se podrían apiadar de ti (vosotros). Bueno, “apiadar” no es la palabra, es “ser justos”.
    Ánimo y un abrazote

    • Responder
      Diario de una madre ingeniera
      19 agosto, 2015 at 7:26 pm

      Pues si te soy sincera, no lo sé. El caso es que me da mucho miedo siempre ir al médico por lo que me dirá, incluso pienso en el momento (sobre las 32 semanas) que sé que ya no aguantaré más y tendré que ir a por la baja, en qué diré? y si el médico me dice “oye no, aguanta”?
      por otro lado, quiero esperar, sobre todo por mis compañeros. Soy así de tonta, fíjate, pero ahora con las vacaciones de todos, hago falta…porque por la empresa me la sopla, pero ellos, currarían más.
      Intentaré aguantar, y a ver a principios de octubre como me encuentro…
      Gracias por ese abrazote!!! 😀

  • Responder
    Mai
    19 agosto, 2015 at 7:30 pm

    Jaja!!!! Clara, eres genuina!!!! Entiendo lo de las hormonas. Yo a veces me enfado con el mundo entero. Es como un síndrome premestrual pero solo de enfados.
    Liela tiene razón, podrias pedir la baja al medico por lumbagia (recuerdo que cuando mis amigas tuvieron a sus peques ya hace algunos años, era una baja muy popular). No se como ira ahora. Igual si te coges baja te la descuentan de la de maternidad…pero la verdad es que no se como va ahora en España. Aqui, en UK, va algo diferente.Con lo que te pasa en la espalda el medico no te la debería de negar, unida al hecho de las multiples molestias que ya tendras. No te hagas la valiente y mira por ti y por el peque. Venga!!! Otro beso para ti guapísima y animo que ya estamos en tiempo de descuente!!!

    • Responder
      Diario de una madre ingeniera
      19 agosto, 2015 at 7:37 pm

      Gracias bonita!! si sé que tenéis razón, pero además pienso “qué hago yo tanto tiempo en casa”? Me había propuesto aguantar hasta Octubre, a ver si lo logro.
      Estos días está refrescando en Barcelona. A ver si hoy duermo algo mejor y como mañana por la mañana no tengo planes, descansaré a tope.

      Un besito!

      • Responder
        Mai
        19 agosto, 2015 at 7:46 pm

        Puede hacer alguna cosita especial para el niño, en plan hacer la decoración de la habitación a mano o un móvil para la cuna, dedicarte tiempo solo para ti ya que luego no lo vas a tener, apuntarte a alguna cosa en la que solo queden embarazadas…

  • Responder
    Mi proyecto bebé
    19 agosto, 2015 at 9:01 pm

    Por qué te da miedo dormir del lado derecho? Pero si precisamente es de lado como se aconseja dormir y evitar dormir boca arriba, el mejor lado es el izquierdo porque es mejor para la circulación pero como obviamente es imposible dormir toda la noche en la misma postura se puede alternar con el derecho. No sé, yo es lo que he leído en todas partes y como yo duermo, yo lo que evito es boca arriba…

  • Responder
    Esther Beralgo
    19 agosto, 2015 at 9:15 pm

    Todo lo que cuentas entra dentro de la revolución interna que estás viviendo. Un beso y descansa mucho.
    Yo estoy asustaita porque ya de por sí durante los ciclos tengo cambios hormonales fuertes así que no me quiero imaginar cuando logre el embarazo.

  • Responder
    Una lectora que también desea ser mamá
    20 agosto, 2015 at 9:35 am

    Las hormonas son el demonio!! Espero que ese dolor de espalda remita y si no, como te dicen en otros comentarios, piensa en el tema de la baja, que estaría más que justificada y pienso que ningún médico te la va a negar. Un besote y que el día de hoy vaya muuuucho mejor!! 😉

  • Responder
    Laura Y Luisma
    20 agosto, 2015 at 11:19 am

    Si a las hormonas le añadimos el no descansar bien… somos una bomba de destruccion! yo te entiendo perfectamente, por la noche es una mierda, boca arriba como que te ahogas, a la derecha dicen q no “fluye” bien la sangre,a la izquierda no estoy acostumbrada y me acabo girando… y yo estoy esperando que me llegue mi “winnie” y me abrazo a una almohada de 90 jajaja. Ya hemos pasado el ecuador! asi q ya es cuenta atras! (alguien tiene que motivarnos y que mejor que nosotras mismas)

  • Responder
    tuspatucosymistacones
    20 agosto, 2015 at 12:54 pm

    ¡Es la misma silla que uso yo! >.< Y con mi adorable Winnie no te metas!!!! Es taaaan mono… 🙂

    Y nena, no puedes pedir en riesgos laborales que te adecuen el puesto? Creo que están obligados, sino te puedes pedir la baja… Míralo 😉

    ¡Y ánimos! Que diciembre está cerquita 🙂

  • Responder
    rizosypicoso
    20 agosto, 2015 at 6:50 pm

    después de las hormonas….llegará tu pequeñín! 😉

  • Responder
    La maternidad de Krika en Suiza
    20 agosto, 2015 at 7:35 pm

    Jo pobre, qué mal día, pero no te preocupes, si te sirve de conduelo hasta las que no estamos embarazadas tenemos días así! Un beso!

  • Responder
    Estela
    21 agosto, 2015 at 10:39 pm

    Ayyy guapa si es que a veces hay que desfogar….aunque te pille donde te pille….y conforme avance las molestias o el cansancio será más notable…así que visualiza esa meta de diciembre donde todo ésto quedará atrás y borrado…ánimo y paciencia.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: