Instagram

Follow Me!

Embarazo

Mi embarazo semana a semana: Semana 39

7 diciembre, 2015

Se acerca el final de mi embarazo y yo no puedo estar más feliz. Impaciente también, no nos engañemos. Estas últimas semanas se me están haciendo cuesta arriba y están pasando muy lentas.

embarazo semana a semana

Y para celebrar que hoy cumplo 39 semanas, como no, os traigo nuevos síntomas:

  • Asco a algunas comidas

Ayer, como cada domingo que salimos a pasear a la perra por la mañana, mi barrio estaba envuelto de un olorcillo a pollo asado que tiraba para atrás. Y durante la semana pasada, alguna arcada tuve comiendo.

A veces dudo de si me volverá a gustar el pollo. Es todo un misterio.

  • Estómago revuelto y ardor

Aunque tenga la barriga bajísima, he empezado a tener muchas molestias estomacales. Además del ardor que conseguí dominar con la Ranitidina, parece que no tengo espacio para acumular la comida, y mientras como, me empieza a doler bastante.

  • Pechos

Me han empezado a doler bastante, sobre todo los pezones. Quiero pensar que si vi calostro la semana pasada, debe ser porque están poniéndose a punto para alimentar a Bichito.

  • Flujo

La semana pasada tuve una de esas descargas que calan hasta el pantalón. Hacía mucho tiempo que no era tan abundante.

  • Dolor de espalda

Me parece muy curioso que no me duelan las lumbares y que lo que realmente me duelan, sean las dorsales.

Es el mismo dolor que he tenido si alguna vez he llevado una mochila muy cargada por delante. Y es que claro, este barrigón de 9 meses pesa lo suyo.

  • Calambres en las ingles

Este síntoma es muy molesto, pues me dan rampas de repente y yo voy pegando gritos asustando a quien haya delante en ese momento.

El otro día mismo, en el ascensor con maridín, me dio un calambre que hizo que diese un salto. Maridín se asustó muchísimo, pues no se esperaba que yo reaccionase así, claro.

  • Tobillos y pies hinchados

Ya no son solo los tobillos los que han desaparecido. Los tendones y venas de mis pies, también. El sábado por la noche estuve sentada un buen rato hasta que me noté los pies raros. Al mirarlos, pude observar como se habían convertido en butifarras.

Tanto se han hinchado, que unos pantalones premamá super pitillo que tengo no me los puedo poner, pues el pie no pasa por el agujero sin hacerme daño. ¡Qué fuerte!

  • Insomnio

Estoy muy harta de no dormir. Pero más harta estoy de que aún haya gente que me diga que aproveche ahora para dormir porque después no podré.

Y yo siempre, muy amablemente, respondo que hace meses que no duermo, que tengo muchos dolores, que ha resultado que soy “de esas” cuyo embarazo es un coñazo a pesar de ser lo más bonito que me ha pasado. Y es que el no dormir pone de muy mala leche.

Tumbarse en la cama pensando “joder, otra vez es de noche… ufff” porque las noches se hacen largas, tediosas, agotadoras… es un rollo. Le he cogido hasta manía a la cama porque sé que no me da el descanso que necesito.

Os lo conté por Twitter el otro día, pero he acabado durmiendo sentada en un sillón que os podéis imaginar como me deja la espalda. Pero es que es tumbarme en la cama y ahogarme, o vérmelas canutas para darme la vuelta.

Si cojo a Winnie, a veces bien, pero otras, no lo soporto.

  • Ganas de hacer pipí

Esto no cambia. Meo mucho, aunque también es verdad que ahora también bebo mucho más.

  • Contracciones Braxton Hicks

Siguen siendo frecuentes y lo que más me extraña, es que duran hasta 4 minutos.

Había leído por ahí que podían llegar a los 2 minutos, pero el otro día cronometré una y me tiré, con la barriga durísima y amorfa, un buen rato.

Aún así, me presento a monitores (como cada jueves) y ahí no pasa nada. Bueno, miento, el jueves pasado solo se monitorizó una mísera contracción.

  • Movimientos de Bichito

Este niño ha depositado sus pies en mis costillas y me las patea constantemente. Noto perfectamente la forma de su pie cuando aparece y desaparece por mi barriga, y en el fondo me encanta.

Pero también he de decir que sus movimientos son cada vez más molestos. Últimamente lo noto como si lo tuviese en la misma vagina. Se mueve y me da la sensación de que podría tocarle si quisiera. No sé explicarlo bien, pero son sensaciones muy raras.

Solo me falta una semana para salir de cuentas. ¿Hay por aquí alguna bruja que me pueda decir cuando voy a parir? 😛

Podéis ver aquí los síntomas de la semana 38 de embarazo, o si lo preferís, podéis saltar a la semana 40 de embarazo.

  • Responder
    mamamono
    7 diciembre, 2015 at 8:48 am

    Maaaadre mia!!!! Ya no te queda absolutamente nada!!!
    Las ultimas semanas son lo peor, y te acompaño en el sentimiento, porque yo también fui de las que no pudo dormir. Recuerdo que mi pareja se marchaba a trabajar pronto y comía en el trabajo, pues bien, yo aprovechaba mi insomnio y le preparaba unos menús de rechupete! Ala, mis vecinos debieron alucinar… Oler a paella a las cuatro de la mañana muy normal no es! ?
    Animo princesa, se que estas muy cansadita, pero estoy segura de que en menos de lo que esperas Bichito estará aquí ❤

  • Responder
    Monica
    7 diciembre, 2015 at 8:52 am

    Recuerdo las últimas semanas con algunos de los síntomas que tú dices, pero lo que más, la sensación de las últimas semanas son más largas que los 8 meses anteriores…

  • Responder
    La Hobbita
    7 diciembre, 2015 at 9:33 am

    Dicen las de mi piscina que cuando la tripa ‘baja’ es que el parto es inminente. Yo no se si será o no verdad porque las brujas son ellas, yo soy una científica escéptica pero ahí lo dejo :p.

    Los calambres en las ingles me están empezando a dar a mi también aunque me anticipo con el aviso y logro evitar el tirón fuerte (de momento). Si puedes con la diabetes, mete frutos secos a porrón en tu dieta. Mejora bastante la sensación.

    Y para dormir, intenta elevar el tronco, me explico: ponte cojines grandotes en la espalda que te incorporen ligeramente pero tampoco que te dejen en vertical como en el sillón para que las cervicales puedan descansar. Alivia mucho y el peso de la tripa no se va hacia los pulmones. Para darse la vuelta no tengo trucos: soy una croqueta. Literalmente.

    Un abrazo 🙂

  • Responder
    Arantxa
    7 diciembre, 2015 at 12:34 pm

    ¡No te queda nada! Ánimo en estos últimos días 🙂

  • Responder
    Arantza
    7 diciembre, 2015 at 1:19 pm

    Pues eso sólo significa q tu cuerpo se esta preparando para el Gran momento.y si…te volver a a gustar el pollo jajaja pero a su tiempo xq las hormonas no se van de un día para otro.los ardores fueron un calvario parecía q tuviese un dragón en mi garganta aaarrgg pero es tenerlo y desaparece.la barriga bajita es un sintoma claro de parto inminente bueno de 39 semanas es obvio…Jajajajaja q emoción va a llegar siii lo vais lograr y yo siempre doy este Consejo a las primerizas.no intentéis controlarlo todo y tener el super plan xq te va a trastocar toda tu vida y lo q dijiste q harías no lo harás y lo q no harías jamás lo terminarás haciendo.sólo dejate llevar x tu instinto no necesitas nada más tu eres su madre y tu sabrás q hacer ,puedes escuchar un millón de explicaciones y remedios para todo lo relativo tu bb pero nada…nada tu haz lo q creáis xq no sabrás xq pero te nace sólo lo q de ves de hacer en cada momento.un saludo y mucha energia positiva para cuando llegue el Gran momentazo de tu vida q ya nunca mas te pertenecera a ti y si a tu bb x entera.

  • Responder
    Asi piensa una mama
    7 diciembre, 2015 at 6:41 pm

    que poquito queda! yo puedo decirte que vas a parir…cuando el bebe quiera!!! 😉

  • Responder
    My baby
    8 diciembre, 2015 at 4:30 pm

    39 ya! Ay, bichito, que te vemos dentro de nadaaaa! Que ganas, sibretodo las de tu mami 😉

  • Responder
    Mi embarazo semana a semana: Semana 40 | Diario de una madre ingeniera
    14 diciembre, 2015 at 8:46 am

    […] Podéis ver aquí los síntomas de la semana 39 de embarazo. […]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: