Instagram Slider

  • SORTEO En esta casa somos muy fans de los libroshellip
  • Intensidad No se me ocurre otra palabra que no seahellip
  • REMEMBER Estaba buscando alguna foto de mi adolescencia para hacerhellip
  • Zombie El da que decido tomarme libre de descanso yhellip
  • SUNDAY El fin de semana no ha ido en absolutohellip
  • Lifes hard Desde luego no puedo ganarme la vida comohellip
  • Back to the sun Hoy recupero foto familiar del veranohellip
  • La hora de la cena Hoy nos ha llegado estehellip
  • Flashback Tenis hasta las 16h para ver mis stories quehellip
  • Sbado slow Necesitaba un da sin horarios en que porhellip
Hábitos saludables Maternidad

Diario de mi suelo pélvico: Capítulo 10

3 abril, 2017

Últimamente te estoy dando mucha información sobre los progresos de mi suelo pélvico, pero es que las consultas médicas han llegado de golpe.

Después de la última cita con el ginecólogo de la SS, tenía que esperar la llamada de la sexóloga-ginecóloga, que para mi sorpresa, apenas tardó en llegar. Tuve mi primera cita con ella hace dos semanas.

No tenía realmente claro a qué iba a visitarme con ella, pero llevé la mente abierta dispuesta a colaborar en lo que fuese.

recuperación suelo pélvico

La visita duró unos 40 minutos en los que me hizo un cuestionario muy extenso sobre temas sexuales en general y muy concretos. Para que te hagas una idea, una de esas preguntas fue si mi marido me obligaba a mantener relaciones sexuales. Así que ya te puedes imaginar.

Después del súper cuestionario, pasamos al potro para que me hiciera una valoración. Era la primera mujer ginecóloga que me tocaba desde hace 10 años, y sigo pensando lo mismo que entonces. ¡Los hombres son mucho más cuidadosos tocando ahí abajo!

El caso es que confirmó el diagnóstico que hizo su compañero y me dijo que por más rehabilitación que me mandasen en el hospital, el trabajo más importante debía hacerlo yo en casa. Me dio 5 semanas de ejercicios en las que comenzaría colocándome un saco de semillas calentando al microondas en la entrepierna durante 10 minutos.

Una vez pasado este tiempo y con la musculatura más blanda, dar un masaje perineal con algún aceite apto para mucosas. A la semana siguiente, a estos dos pasos añadiría una probeta rellena de agua caliente y que colocaría en la entrada de la vagina.

La semana siguiente, repetiría todo lo anterior y además haría masajes circulares con la misma probeta.

Una semana más tarde, añadiría a mi vibrador que, encendido, apoyaría sobre la zona de la episiotomía. Y una semana después, pasaría a masajear el interior de mi vagina también con él.

Tengo que reconocer que tengo un grave problema con la gestión de mi tiempo y encontrar un momento para hacer todo esto es complicado.

No obstante, ya he empezado con el saco de semillas y noto como me relaja un montón la musculatura. Esta semana empezaré con el aceite y la probeta a ver si consigo notar mejoría.

De momento, vuelvo a tener cita con ella el 5 de mayo, pero es que este jueves día 6 de abril, tengo mi primera cita con la matrona que me hará rehab. ¡Voy a tope de médicos, como puedes ver!

¿Habías oído alguna vez lo de ponerse un saco de semillas en la entrepierna? ¿Y lo de la probeta llena de agua caliente? ¿Me das algún tipo de esperanza?

  • Responder
    Alexia
    3 abril, 2017 at 9:46 am

    Bueno, pues espero que sea el principio del fin de tus problemas. Yo estoy en el último trimestre de embarazo y estoy a tope para intentar evitar consecuencias con ejercicios de Kegel y esta semana empiezo con masajes de suelo pélvico.Una pregunta, qué aceites son válidos? He leído que rosa de mosqueta y aceite de almendras pero no me fío a ver si me va a producir infección…

  • Responder
    Arancha
    3 abril, 2017 at 10:17 am

    Alexia, para el masaje perineal el aceite de almendras va genial y es totalmente inocuo, siempre que no hayas tenido antes algún tipo de alergia a la almendra.

    • Responder
      Alexia Lax Vega
      3 abril, 2017 at 12:36 pm

      Gracias Arancha! El que tengo es del Mercadona y me da miedito…

      • Responder
        Arancha
        3 abril, 2017 at 2:27 pm

        Yo el que utilizo lo compro en herbolario. Del de mercadona no sé que decirte… Supongo que estará bien…y si no pásate por un herbolario o farmacia y compra un bote chiquitín que la zona de la que hablamos es pequeña ;-). De todos modos al aceite de almendras se le puede sacar muchísimo partido, va genial para la elastificación de la piel y para las estrias.

  • Responder
    Mar
    3 abril, 2017 at 11:13 am

    Qué bien que estes en pleno camino hacia la recuperación. Ya veras que con todo ello mejoras. Mucho ánimo guapa 😙

  • Responder
    Virquin
    15 abril, 2017 at 8:48 am

    Yo lo de las semillas no lo he probado pero me di sesiones de Indiba para la cicatriz y el concepto es el mismo, un aparatito que da calor profundo en la zona y luego masaje manual, se resolvió bastante la fibrosis (a mi se me abrieron 5 puntos y la cicatriz era terrible, ahora me sigue dando grima verla pero apenas la siento en mi día a día), yo iba a una fisio y así encontraba hueco para hacerlo, en casa me habría resultado más difícil aunque también más barato…

    • Responder
      diariodeunamadreingeniera
      19 abril, 2017 at 9:42 am

      Yo me hice 5 sesiones de Indiba también, pero mi bolsillo no se lo podía permitir más 🙁

  • Responder
    Celia
    22 abril, 2017 at 5:52 pm

    Hola! No sé de dónde eres ni exactamente lo que te ha pasado pues he llegado a tu blog de casualidad. Pero si te sirve de algo te diré que mi cuarentena ha sido de un año, mi diagnóstico fue: neuropatia del nervio pudendo y que me cosieron los músculos del ano a la vagina, imagínate! Ahí no entraba nada… El ginecólogo de la SS especialista en suelo pélvico me dijo que la solución era operación, y meterme corticoides por ahí y pincharme el nervio, las esperanzas de recuperación eran bajas así que no me iba a someter a todo lo que me decía sin esperanzas. Por suerte, a través de una amiga di con una fisio de suelo pélvico, lo que yo tenía era un contracturon del 15 que me había pillado el nervio. Después de muchos meses de fisio (aún sigo yendo y mi hijo tiene 2 años y medio, aunque ahora voy cada dos meses y medio, antes todas las semanas) puedo decir que estoy al 95%, pude volver a tener relaciones con mi marido y disfrutarlas. Digo al 95% porque mi dichosa episiotomia no me deja estar al 100%, aunque ha mejorado mucho después de muchos meses trabajandomela, ha cedido y ya casi no molesta. Ella me dice que en el próximo tengo que decirle al ginecólogo que me lo arregle, pero cualquiera se atreve a que haya próximo!! Si quieres consultarme algo, aquí estoy! Yo me vi muy sola cuando me ocurrió todo esto, y ni la matrona ni el ginecólogo me daban esperanzas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: