Categoría

Buscar un embarazo

Buscar un embarazo

Nos hemos quedado rápido porque nos compenetramos mucho

Vale. Esta frase no la he oído yo. La ha oído una amiga mía, a la que le hirvió la sangre, igual que a mí cuando la escuché.

La tía que vomitó tal atrocidad, presumía de haberse quedado embarazada rápido porque ella y su pareja se compenetraban mucho. Se compenetraban en todo, eran tal para cual. Era lógico que se hubiera quedado embarazada tan rápido.

Además, lo decía con connotaciones negativas hacia las parejas infértiles.

Cada vez que le doy vueltas a la cabeza a esta frasecita, me pongo negra. ¿Qué debe pasar por la cabeza de este tipo de personas?

Hoy os dejo vía libre para que me contéis que os parece esta nueva frase joya.

Buscar un embarazo

Visita preconcepcional al dentista

Antes de comenzar la búsqueda del embarazo, es más que sabido que debemos visitar a nuestro ginecólogo para contarle nuestra intención de ser madres. Además de nuestra revisión anual, es probable que nos solicite una analítica de sangre y que nos prescriba algún tipo de suplemento vitamínico con ácido fólico, para que en caso de quedarnos embarazadas, nuestro berberecho tenga la cantidad de vitaminas necesarias para un correcto desarrollo.

médico

Seguir leyendo

Buscar un embarazo

Pánico al test de embarazo negativo

La mayoría de buscadoras nos hemos sentido muy fértiles cuando empezamos la búsqueda incansable de un embarazo, y es por ello que, echando mano de toda la información que tiene internet para nosotras, hemos hecho compras masivas de tests de embarazo baratos.

Supongo que no seré la única que, en el primer mes de búsqueda, se hizo tests de embarazo desde dos o tres días antes de que tuviera que llegar la menstruación. Recuerdo como, presos de la emoción, nos levantábamos un día cualquiera, y corriendo, me hacía un test, que por supuesto, daba negativo.

Creo que este fulgor duró unos 3 o 4 meses, en los que hice 2 o 3 compras de tests de embarazo. Al final, ver los tests negativos, empezaba a doler y decidimos que el último test que quedaba, lo guardaríamos para cuando fuera segurísimo que si. Sería el test de la victoria.

Ese test ha estado esperando su momento desde hace más de medio año. Y echando la vista atrás, me sorprendo a mi misma de cómo he podido aguantar todo este tiempo, sin hacerme un test antes de hora. Y es que el dolor que proporciona un test blanco nuclear es superior a la intriga y a la espera de que baje la regla. Sobre todo, cuando ni siquiera hay psicosíntomas. Desarrollé lo que llamo “pánico al blanco nuclear“, y suena tan catastrófico como resulta ser.

Cómo bien sabéis, ayer tuve un momento de crisis existencial y me hice ese último test de embarazo que me estaba guardando para mi gran momento. Fue negativo, aunque esta vez no dolió como las otras. Supongo que el hecho de que yo, de algún modo, ya supiese que no estaba embarazada, ayudó bastante, y por otro lado, el tema del trabajo me estaba matando en ese momento y eclipsó el dolor de que mi primer ciclo de Omifín no haya funcionado.

Ahora me encuentro de manos vacías. No hay tests de embarazo en mi cajón y tengo un porrón de tests de ovulación que no puedo utilizar, porque si me inyectan Gonadotropina Corionica, dan falsos positivos. Así que también los puedo utilizar para tantear un posible embarazo. Más adelante hablaré de esta teoría y de su base científica, que la tiene.

A la espera de que me venga la regla, ya tengo mi cita con la ginecóloga este jueves. Ojalá el folículo residual del mes pasado ya no esté, porque si sigue ahí, tendremos que suspender el tratamiento con Omifín.

¿Me ayudáis a proyectar que el dichoso folículo haya desaparecido? Enviadme todas vuestras fuerzas, por favor.

Buscar un embarazo

Cuando yo me sentía fértil

Cuando maridín y yo empezamos la búsqueda, llegó un momento entre tanta ilusión en el que yo me sentí fértil. Y diréis ¿cómo es eso de sentirse fértil?, o mejor aún ¿cómo podías sentirte fértil si está claro que no lo eres? (esta pregunta suena un poco maliciosa, pero de verdad que no lo es).

Yo creo que, después de tantos años utilizando preservativo con maridín y ante el inminente cambio tan importante que iban a sufrir nuestras relaciones sexuales, yo era absoluto fulgor.

Me sentía guapa, me sentía sexy, visualizaba mi útero y lo veía como un ambiente agradable en el que gestar una vida. Creía que sería cuestión de poco tiempo conseguir el embarazo. Vaya pensamientos rarunos tiene una, aunque lo más difícil es conseguir describir estas ideas.

Ahora recuerdo aquel sentimiento, el sentimiento fértil, y me da la risa. Por un lado es risa inocente, en plan “qué graciosa era”, pero por otro lado es risa maliciosa, en el sentido de “pero que ignorante era”.

No obstante, alguna vez he vuelto a sentirme así, aún sabiendo que había algo que no cuadraba. Supongo que algo tendrá que ver el hecho de que continuamente esté proyectándome embarazada.

Porque eso si, la esperanza es lo último que se pierde, y aunque haya días grises, siempre vuelve a salir el sol.

Buscar un embarazo

¡Uy! Disfruta ahora, porque cuando seas madre, no tendrás vida

Acabo de crear una nueva categoría en el blog, porque desde luego, ¡la de cosas que tenemos que escuchar las buscadoras! Así que, si queréis ver cuáles son esas otras frases que las buscadoras tanto odiamos, podéis verlas en “Frases joya“. Estoy segura de que os sentiréis identificadas y además, a este blog le hace falta un poquito de humor.

No recuerdo quien me dijo esto, ni cuando, lo que si recuerdo es la impresión que me generó esta afirmación por parte de una madre.

¿No tendré vida? ¿No se supone que tener un hijo es la culminación de uno mismo y que es el momento en el que se encuentra el amor absoluto?

Creo que tener un hijo es la decisión MAS IMPORTANTE de mi vida. Mucho más que si decido comprarme un piso, un coche o irme a vivir a la conchinchina. Creas una personita desde cero, de la cual eres total y absolutamente responsable de educar y criar.

Puedo entender que una madre que esté agotada física y psicológicamente diga esto sin que lo piense realmente. Qué quiera a sus hijos con auténtica locura y que sean lo más importante de su vida.

Pero, ¿con qué cara nos quedamos las buscadoras ante una afirmación así?

Mi respuesta inmediata a esta frase sería algo así como “pues yo me quedo sin vida ahora mismo, si con ello consigo tener un hijo“.

Creo que el problema reside en que muchas mujeres no son conscientes de lo que les espera cuando un bebé llega a sus vidas. No se trata de que dejen de tener vida, sino que tienen que aprender a vivir de una forma distinta, y por supuesto, disfrutar de ello.

Hablo yo, mamá múltiple, no te j***, ¡ja ja!

No, ahora en serio. Tengo amigas mamás, a las que he visto ojerosas, suplicando por que las sacara de fiesta, que me han contado lo poco que han dormido, que no tienen tiempo ni de ducharse, que para salir de casa les cuesta una eternidad, etc, etc.

Por eso yo sé que ser mamá no será fácil. No he llegado al mundo de la concepción subida en una nube pensando en lo bonito y perfecto que va a ser todo. He llegado hasta aquí con el pensamiento realista de que mi vida actual dejará de existir, pero otra nueva, a mi parecer mucho más excitante, comenzará en el mismo instante en el que tenga a mi bebé en brazos.

Y estoy ansiosa de que eso ocurra. Estoy ansiosa de quedarme sin vida, de oler a vómito, de tener la casa empantanada de juguetes, de estar agotada hasta el infinito, de llevar las canas sin teñir. Estoy ansiosa de “sufrir” todo eso a cambio de la mirada de mi retoño.

Estoy ansiosa de ser mamá, así que, ya que tú lo eres y aparentemente no has tenido problemas para serlo (dudo que una infértil con retoño diga esto jamás a otra mujer, sino sería “pa matarla”), ¿por qué no te callas 🙂 ?

P.D.: Espero que hayáis notado el toque humorístico de esta entrada, y por supuesto, espero que nadie se haya sentido ofendido. Sé que muchas mujeres pueden decir esto sin maldad ninguna, pero a veces, hasta la frase más absurda puede hacernos daño de la manera más tonta.