Maternidad

Bebé de alta demanda

Bichito siempre ha sido un bebé de alta demanda, y aunque nunca me ha gustado ese calificativo porque parece que tenga connotaciones negativas, es así.

Cuando lo comparo con otros bebés, entonces lo asumo. Es un niño de alta demanda, que requiere mucha atención. Es muy intenso y hay que estar 100% por él.

pies bebe

Desde que nació Bichito, jamás durmió demasiado seguido en su minicuna, y ni siquiera envolverlo cual gusano servía de mucho. El día que nos regaló una siesta de 3 horas con tan sólo un mes de vida, resultó que tenía fiebre.

Crianza con apego

Yo estaba tan mentalizada a practicar una crianza con apego que no me daba cuenta de lo intenso que era mi bebé. Y eso que siempre me han dicho que ha sido un bebé muy espabilado, desde el mismo hospital.

Nació mamando cómo un profesional (un mamón en toda regla, vamos), y no queriendo separarse de mí.

Las primeras semanas estaba bien. Total, yo tampoco me podía mover demasiado así que no tenía necesidad de separarme físicamente de él, más que para ir al baño y darme alguna ducha. Y estas cosas tan básicas ya las tenía que hacer deprisa y corriendo porque enseguida lloraba.

Sueño ligero

Dormir es una pérdida de tiempo y está sobrevalorado.

Siempre ha hecho microsiestas. No sé lo que es dormir 3-4 horas del tirón todavía, y eso en las mejores noches, porque en las peores me despierto hasta dos veces en la misma hora. Y durante el día, hasta el pedo de una mosca lo despierta. ¡Yo es que alucino!

La única forma en la que puede dormir un par de horas es paseando en el carro. ¡Inexplicable!

Todo lo toca

Supongo que es normal que un niño tan intenso, con tanta urgencia por todo, haya aprendido a gatear relativamente pronto y a ponerse de pie y “caminar agarrado”.

Conozco gente con niños de la misma edad de Bichito que aún no saben gatear bien, que sí, que se ponen de pie, pero se quedan tranquilitos jugando con lo que tengan entre las manos.

Bichito es como un huracán. Se pone de pie en todos los muebles y el router es su obsesión. Ya abre cajones y el otro día lo pillé chupando un cargador que estaba enchufado. Y eso que no le quito el ojo de encima, pero es mucho más ágil que yo.

via GIPHY

Por eso hemos empezado el proyecto de su habitación de juegos. Algo que no quería hacer porque me gusta que estemos todos juntos en el salón, pero es que es demasiado peligroso… ¡Ya os la enseñaré!

La hamaca es un invento del demonio

Siempre he flipado cuando he visto a niños tranquilitos en su hamaca. O bien viendo la tv un rato o incluso dormidos. Me fascina tanto como si estuviese viendo un documental de alguna criatura en peligro de extinción. Y es que Bichito ODIA la hamaca.

La tengo ahí montada porque lo pongo muy a su pesar, para hacer mis necesidades o para prepararle el desayuno por las mañanas. Si lo siento en la trona empieza a comportarse cuál niño del exorcista y acaba haciéndose daño.

via GIPHY

Labrándose una reputación

En la guardería me lo dicen CADA DÍA cuando lo recojo.

“Uf! qué movido es!”, “Sólo se duerme si lo tocamos, y aún así, apenas duerme y despierta a todos” “¡No para!” “Se ha hecho un chichón, es que todo lo toca!” “Hoy casi muerde a un niño!”

via GIPHY

Me cuentan que grita, que está parloteando todo el día. Es el único que está por ahí de pie investigando cuando voy a recogerlo, y eso que es el pequeño de la clase.

Dudo que fuera a morder a ningún niño, probablemente fuera a darle un beso porque a mí me lo hace. Intenso es, pero cariñoso también.

En el fondo me gusta que sea así porque creo que esta característica formará parte de su personalidad en un futuro, y es que yo, si quiero algo, lo quiero ya. Así que, ¿cómo voy a enfadarme con él si yo soy igual?

Lo que si que tengo claro es que voy a tener que tener mucha paciencia con él porque cada día alguien me lo dice “¡menudo niño! ¡la que te espera!”

Es bastante agotador que no duerma, que no me pueda duchar sin dejar de escuchar sus grititos de “qué cojones hago yo aquí habiendo un router con luces en el salón?” o que no me de tiempo nunca a prepararle la comida sin que berreé como si no hubiese un mañana.

Su urgencia se convierte en la mía y quien está con él un momento acaba dándome la razón o lo que es peor, apiadándose de mí.

¿Vuestros bebés son intensos? ¿Qué opináis del calificativo “alta demanda”?

Post anterior Siguiente Post

Quizás también te interese

34 Comentarios

  • Responder Marta 2 noviembre, 2016 at 8:57 am

    Me siento muy identificada contigo, y tampoco me gustaba el término. Te ha faltado la gente que dice: “claro, ahora que lo has acostumbrado a eso ya no quiere otra cosa”. Es lo que más me molesta.
    El mío acaba de cumplir 5 meses y ya se desplaza por la casa buscando algo que chupar. Será que lo hemos acostumbrado… Un saludo!

    • Responder diariodeunamadreingeniera 7 noviembre, 2016 at 9:25 am

      Tienes razón, aunque como es tan movido ya no quiere estar nada en brazos. Menos mal! porque de bebé no paraban de decirme “lo vas a acostumbrar” y yo decía “luego no querrá estar conmigo, tengo que aprovechar”. Cuánta razón tenía!

  • Responder Ana_ Creciendoycriando 2 noviembre, 2016 at 9:13 am

    Hola!! Pues me siento muy identificada contigo. Mi pequeña es similar. Además de que se llevan sólo unos días. El concepto de alta demanda me chirría un poco. Creo q pasa algo así como el tdha. Nuestrxs niños son curiosos, movidos, expresan lo que sienten, cuando no les gusta algo lo dicen… sin niños y se comportan como tal. Y genial q sea así! El problema no lo tiene ellos. Es la sociedad la que es de alta demanda con nosotras y nos hace estar todo el día a mil y no dedicarle todo el tiempo q necesitan. Estos niños asi suelen serlo en ambientes en los que se cria con apeego.Nos demandan porq saben que pueden hacerlo, que atenderemos sus necesidades, aún no se han rendido. Y eso es bueno, es importante q apesar de su intensidad, de nueestras ojeras…sigamos haciendolo. Porq aunq creamos que sirve de nada, siq sirve!bess

    • Responder diariodeunamadreingeniera 7 noviembre, 2016 at 9:27 am

      Tienes toda la razón. A mí tampoco me gusta el concepto y no le niego la atención que reclama. A mí me gusta que sepa que me tiene ahí sea cuando sea. Significa que nuestra crianza con apego está funcionando, no? 🙂

  • Responder La resaca del bebe 2 noviembre, 2016 at 9:17 am

    Mucho ánimo yo también se lo que es tener un bebe intenso, aunque por suerte y si te consuela te dire que con el tiempo se ha ido tranquilizando un poco.un besazo

    • Responder diariodeunamadreingeniera 7 noviembre, 2016 at 9:27 am

      jiji! por lo menos que se pueda mover sin darse un guarrazo cada vez. Q ganas de q camine y controle sus pasos porque lo llevo amoratado jajaja! qué lastimica…

  • Responder Liela 2 noviembre, 2016 at 9:34 am

    Me da la sensación de que este término se aplica a los bebés más de lo que se debería. Porque entiendo que un bebé es sinónimo de lata demanda -también sé que habrá “casos y casos”-. Nos vienen vendiendo la moto de que un bebé come, juega, mea, caga y duerme sin más. Nada que ver con la realidad, y lo sabes jijiji.
    Por lo que has contado, me estás describiendo a mi pichón con la edad de tu hijo. Clavadito. Nada de hamaca -la imagen que has puesto es muuuuy descriptiva XD-. Dormir ¿eso qué era? -empezó a dormir “del tirón” -entiéndase por eso 6/7 horas seguidas- sobre los dos años de edad-. Adoraba los cables. Yo no tenía tiempo para hacer nada tranquilamente -ni sentarme en el wáter, ni freír un huevo, ni lavarme el pelo, cortarse las uñas era deporte de riesgo con el niño pululando….-.
    Pero es que hay que echar paciencia para parar un carro. Mucha. Muchísima. El que no descansemos, el no tener “un kitkat”, el no dormir bien…. todo eso nos quema y hace que lo veamos todo un poco más oscuro de lo que realmente es. Encima ya, si vienen y te sueltan perlitas como “La que te espera” pues mal vamos. La gente, en general, es muy de dar consejos no pedidos y se creen con la verdad absoluta. Ainssss…

    ¿Acaso hay algún bebé que no sea intenso? Y mira que mi pichón es, en general, tranquilo, pero tiene sus momentos. Si no saben hablar ni comunicarse de otra forma… Qué van a hacer las criaturas? Además están tan efervescentes descurbriendo el mundo que necesitan explorar, chillar, manosear, saborear…
    Lo peor, en mi opinión, es ponerles etiquetas desde pequeños porque les estamos condicionando.

    En fin, que esto da para largo. Mucho ánimo que son etapas que pasan. No hagas caso a los comentarios.

    Abrazo!

    • Responder diariodeunamadreingeniera 7 noviembre, 2016 at 9:30 am

      Tienes toda la razón!!! aunque a mi esas etiquetas me la pelan, a mí me encanta la personalidad de Bichito pero sí, tienes razón…estoy AGOTADA y siento que necesito un spa con urgencia pero bueno…
      La verdad es que sí que conozco niños muy muy tranquilitos y claro, no puedo evitar las comparaciones… y tranquilitos me refiero a que están sentados jugando con sus cosas, apenas chillan, duermen plácidamente donde sea… son esos bebés que me hacen FLIPAR! jajaja!
      Un abrazo!

  • Responder La maternidad de Krika en Suiza 2 noviembre, 2016 at 9:41 am

    Ay guapa, me he cansado sólo leyéndote! Los míos no los consideraría intensos, no paran claro (sobretodo el pequeño), pero supongo que dentro de unos límites normales. No, no son de alta demanda ni nada parecido, por suerte, porque no sé yo si mi paciencia y mi salud mental lo aguantarían! Un besito

    • Responder diariodeunamadreingeniera 7 noviembre, 2016 at 9:31 am

      Yo estoy muy cansada, la verdad, tanta actividad es dura para cualquiera, pero supongo que forma parte de su personalidad. Será un niño con carácter y mientras lo pasemos bien, bien está!

  • Responder La Hobbita 2 noviembre, 2016 at 9:51 am

    A mi no me gusta clasificar a los niños porque al final, si nos ponemos así, Habi sería una niña de alta demanda, una niña índigo o una acuario de libro. Y no. Mi niña es movida. La psicomotricidad es lo suyo. Y te dejo q acaba de descubrir un cajón y lo está sacando todo!!! 😂😂

    • Responder diariodeunamadreingeniera 7 noviembre, 2016 at 9:32 am

      jajajaja! nosotros ya hemos desistido y estamos con la habitación montessori para evitar que se haga daño porque no puede ser en el comedor. hay demasiados peligros!

  • Responder VIR - con Vega desde mayo 2 noviembre, 2016 at 10:09 am

    Igual, pero aún con 6 meses nada más. Intensisima. La pediatra dice que ya debería hacer algún tirón más largo por la noche… Hoy es el primer día que ha hecho 7 horas! Y tiene fiebre… Ya decía yo. Me siento muy identificada, también queria el apego y es lo que hago, y muy contenta aunque no pueda hacer nada sin tener u ojo en ella, que me voy a quedar bizca,jeje.

    • Responder diariodeunamadreingeniera 7 noviembre, 2016 at 9:33 am

      Yo creo que lo estamos haciendo genial. Que sepan que estamos ahí significa que son niños que han recibido cariño… no?? 7 horas del tirón? que es eso?? nosotros lo máximo en la historia de su vida fueron 3 horas y tb tuvo fiebre jeje

  • Responder Adriana 2 noviembre, 2016 at 10:24 am

    Yo creo que hay cosas y cosas. Que un niño de seis u oho meses gatee, le guste explorarlo todo y prefiera estar jugando o moviéndose por ahí en vez de estar en la hamaca, yo creo que es lo habitual. Pocos bebés conozco que no sean así, que prefieran estar atados que gateando o jugando.

    Sí es que ya no veo algo general el que no pueda esperar dos minutos a comer, o que no duerma ni una hora seguida. Eso ya sí que lo veo más particular del niño y sí que creo que no todos son así.

    En mi caso son muy movidos y exploradores, pero tienen muy buen carácter, no son nada enfadicas, y pasan mucho más tiempo riendo que llorando. Pero eso no quita que no paren, que se hayan llevado mil chichones…desde los seis meses hasta el año y pico, que ya controlan más andando y demás, te llevas muchos sustos. Nosotros pusimos la casa a prueba de seguridad (esquinas, cerrar cajones peligrosos…) y luego pues a perseguirlos. Pero eso para mi es lo normal, no considero que sea un tema de alta demanda. El no dejarte hacer pis, berrear el minuto uno que tiene hambre, no dormir apenas…eso ya sí creo que es otra cosa.

    ¡Mucho ánimo y energías para cuidar de bichito!

    • Responder diariodeunamadreingeniera 7 noviembre, 2016 at 9:35 am

      Gracias bonita!
      por suerte Bichito también sonríe más que llora. De hecho solo llora por sueño o por hambre, pero no se va poniendo quejicoso de forma gradual, no. PUede estar jiji jaja jugando y de repente entrar en berrinche, (tu flipando, claro) y es que resultaba que tenía hambre o sueño…y dices, “joder, pero mandame señales o algoooo!”

  • Responder catalanobavara 2 noviembre, 2016 at 10:31 am

    No sé si eso es alta demanda o no, pero los mios me han salido los dos así, la mayor mucho peor que el peque, ella no entendía lo que era un segundo de espera, ni dormir más de 1h seguida. El carro tuvo pinchos hasta que cumplió 2 anyos, luego le empezó a gustar la sillita de paseo…Ni chupe ni bibe, los primeros 6 meses 24h de brazos o contacto conmigo o con su padre. A partir de ahí, gateo a lo loco y no parar. A los 10 meses se puso a caminar y a revolver todo lo que tuviera luces o fuera peligroso. A los 3 anyos se relajó la cosa. Hay esperanza ;-). Con 4 anyos continua siendo movida e inquieta, ahora no tanto de tocar sino de saberlo todo, y ahora si duerme seguido (aunque viene a menudo a nuestra cama). El nene tiene ahora 16 meses, a los 6 gateaba estupendamente, a los 11 corría suelto y a los 16 que tiene ahora me sube las escaleras solo y me lo encuentro en el primer piso y a veces hasta en el segundo. Un horror. Lo de dormir ha sido con este mucho mejor que con la mayor, pero tampoco entiende de esperas, si ve que enciendo el horno ya se sienta en la mesa aporreando con la cuchara (si, se sienta, le tuve que quitar la trona porque saltaba de ella, y ahora se sienta en su TrippTrapp como la mayor, sin adaptador de bebé ni nada porque trepaba por el.
    En la guarde es el más peque también y me dicen lo mismo, que no para, que no sabe lo que es estar sentado. Eso si, cuando es la hora de dormir, tampoco tiene espera, se tumba y se duerme sus 2h, en esto si que no ha salido “bueno”.
    Ahora parece que no vas a salir de esto viva, pero con el tiempo se relajan y el habla ayuda mucho, para mi fue el punto de inflexión, poder comunicarse con palabras.

  • Responder Sara 2 noviembre, 2016 at 3:00 pm

    Y yo, qué te cuento… Creo que cuando tienes un bebé de alta demanda lo sabes y punto. No es solo que sean inquietos, es que necesitan atención constante, no duermen seguido, no quieren carro ni hamaca ni cuna, lloran y se irritan si no los tienes constantemente en brazos o porteados, en fin…
    Mi peque cumple hoy tres meses y es así, hasta el pediatra me lo ha dicho claramente. Es más listo que el hambre! Que qué me pesa? Pues no poder pasear tranquilamente en familia y tomar una cervecita tranquila y las malas noches; por lo demás, yo lo veo perfecto. Creo que los niños así son vivos e inteligentes, seguros de sí mismos desde que nacen y saben bien lo que quieren. Agotador para los padres, pero también disfrutones al máximo. A mí llevan dos meses comiéndome la cabeza con el cólico del lactante, el reflujo, los gases… y creo que es una cuestión de temperamento y de lo otro hay poquito. Lo de los opinólogos lo llevo fatal, fatal, vamos, que me muerdo la lengua muchísimas veces.
    Si tenéis algún consejo bienintencionado os lo agradezco.
    Mamá feliz y agotada

  • Responder Judit 2 noviembre, 2016 at 4:20 pm

    Nosotros con el mayor también leímos lo de bebé de alta demanda. Pero acabamos pensando que igual éramos una familia de bajos recursos proque cuando se nos unía la tribu de yayos, tíos, etc no había ningún problema con el bebé 😉
    El peque es más tranquilo pero claro es un bebé y como todoa necesita atención.
    Un saludo

  • Responder Lidia 2 noviembre, 2016 at 4:26 pm

    Q pesada es la gente con sus términos! Lo q describes es un bebe normal, curioso y con energía y vitalidad. Un bebé sano, fuerte y normal. Q un bebé de esa edad esté en el mismo sitio y sin moverse es para preocuparse y pensar si tiene algún problema.
    La hamaca, parques… sirven para muy poco rato y dándoles por supuesto un juguete nuevo o q hace mucho q no ven.
    Yo a la mía la dejo a sus anchas y quito las cosas peligrosas. En los armarios bajos dejó tuppers, colador, cuchara de madera…
    Hay algunos rincones q son NO (pocos porq sino al final pasan de ti o se frustran si no les dejas libertad) pero la dejo q explore y veo q es feliz. Cuando descubre un lugar nuevo con cacharros nuevos se le ilumina la cara lanza grititos de emoción y me mira en plan “q guay!!” Yo le contesto con un “anda q chulooo” y aún se pone más contenta. En estos momentos soy la más feliz del mundo, me da igual como lo deje todo después..ya ordenaré.

  • Responder Sara 2 noviembre, 2016 at 6:57 pm

    Lidia, por supuesto que son niños normales! De hecho, yo creo que son muy listos los tíos!!!! Pero, de verdad, cuando tienes un bebé así de intenso, lo sabes, lo sabes desde el principio. No dan tregua ni de día ni de noche. En serio, dejan exhausto a quien esté a su lado; y te estoy hablando del mío que tiene tres meses! Eso sí, te miran con esos ojos de inteligencia e indignación y te roban el corazón ❤️, sonríen y te conquistan…

  • Responder Laura 2 noviembre, 2016 at 9:41 pm

    Yo tengo uno intenso! Te entiendo perfectamente lo que describes… solo te digo una cosa: disfruta de que se duerma en el carro! No sabes la suerte que tienes! Para mí es ciencia ficción! Y cuando veo a uno dormido o que le está entrando la modorra le miro fliplando y con envidia de la mala. AYYYYY
    La gente que no tiene uno así no nos entiende…

  • Responder Rocio 3 noviembre, 2016 at 11:48 am

    A mi lo de la alta demanda me hace mucha gracia, todos los bebes deberian tener una alta atencion, pero bueno eso es otra cosa, lo de “lo has acostumbrado mal” tambien me hace gracia, si resulta que no lo puedo coger en brazos y tengo que dejarle llorar, pues para eso en vez de un niño me compro un sofa y listo! no se yo creo que eso es la personalidad del niñio y hay que dejar que vaya evolucionando, Enrique podria decirse que tambien es un poco intenso, pero soy de la opinion que estas etapas hay que disfrutarlas!

  • Responder Ariel Pop 3 noviembre, 2016 at 3:44 pm

    Al principio el mío vivía en la teta, tuve problemas hormonales y poca leche, por lo que nunca se saciaba y tenía que bañarme con él, ir al váter con él y todo con él enganchado, que ni subirme las bragas podía. Sin embargo no es de alta demanda, porque dormía muchas horas seguidas a no ser que estuviera liado con salida de dientes, desde los 8 meses jugaba sentadito y se entretenía mucho en su cuarto, con 10 meses gateó y con 12 andó y pese a ser tranquilito… me destruyó el orden, cajones, cables, ropa, sartenes, horrible!!!!
    Ahora con 30 meses o se calla ni bajo agua, no hace ni una siesta y a veces pasa horas jugando solito, pintando, viendo libros, etc, otras se pone en plan plasta y la casa le pica. Pero sigue durmiendo genial de noche.

  • Responder Miriam 4 noviembre, 2016 at 7:38 am

    Yo tengo también una intensita en casa. Pero es como tú misma has dicho, si ese era tu carácter, es lo que puedes esperar de la criatura. Yo fui intensa en muchos aspectos, sobretodo en el dormir. Mi niña ha empezado a dormir seguido ahora, que tiene 35 meses casi. Aunque la adaptación al cole nos ha trastocado un poco. Pero no me puedo quejar demasiado, porque ahí están mi madre y mi abuela para recordarme lo que me “sufrieron” a mí.
    También te he de decir que la rabietas en niños de “alta demanda” son de aúpa y que hay que tener mucha paciencia, pero que se sobrevive.
    A mí también me dicen en el cole que es muy movida y que tiene mucho carácter, pero siempre respondo que prefiero que sea así. Qué no se deje pisar! Y eso que yo soy maestra y, aunque agoten, prefiero una clase de niños intensitos, que una de niños mueble.

    • Responder diariodeunamadreingeniera 7 noviembre, 2016 at 9:36 am

      Totalmente de acuerdo!!
      Yo también dormía super poco de pequeña. a las 6 ya estaba arriba!!! jaja! qué puedo esperar de Bichito!?? jajaja!

  • Responder MamadeCarlota 4 noviembre, 2016 at 8:11 am

    Yo decía y digo que mi bebé es muy buena, porque me lo esperaba incluso peor. No me da tiempo hacer nada, ni casi ducharme, ni hacer comidas, ni pasar aspiradora, me reclama todo el rato. Hay días que se echa una siesta larga pero procuro descansar porque estoy reventada, y la mayoría de los días son unas dos siestas de 20 minutos por lo que no puedo hacer mucho. Por la tarde acabo agotada porque es una demanda constante y con 8 meses come cada dos horas por tanto cuando he acabado con el ritual de comida pañales e intentarla dormir y pasear ya tengo que volver a empezar. Cuando vamos de paseo se distrae y aguanta más pero es llegar a casa y montar el pollo, no me deja ni casi lavarme las manos… También me han soltado la perlita que a lo que la acostumbro… Aun así, es mi bebé y es única y eso la hace especial, cuando nació ya se le veía espabilada, cuando se acuesta a las 9 de la noche que eso sí lo hemos conseguido, la echo de menos.

    • Responder diariodeunamadreingeniera 7 noviembre, 2016 at 9:37 am

      Ay! a mí también me pasa eso!!! jajaja! cuando por fin está dormido y la casa está en paz pienso “jo, como se nota que no está!” Son nuestra droga, verdad?

  • Responder Mai 4 noviembre, 2016 at 8:48 am

    El mio hace casi lo mismo que Bichito. Mi suegra dice que es muy movido. Yo no creo que sean bebes de alta demanda. Ellos tienen que manifestar sus necesidades de alguna manera y puesto que aun no pueden hablar para que se les entienda se tienen que apañar de alguna manera. Tambien es cierto que estos bebes que dicen que son de alta demanda en realidad es que van mostrando el caracter que tendran mas tarde. Supongo que seran niños muy activos y movidos pero yo no veo nada de malo en ello. En este mundo tiene que haber gente movida y gente mas tranquila. Por cierto, lo de la hamaca tambien me pasa. Ha sido el dinero peor gastado en cosas para el bebe. Es capaz de estar sentado en el suelo viendo la tele pero no lo coloques en la tumbona que sale disparao

    • Responder diariodeunamadreingeniera 7 noviembre, 2016 at 9:54 am

      Toda la razón. Tengo ganas mil de que se pueda expresar y escuchar qué locuras se le ocurren…jajaja!

  • Responder amaya 4 noviembre, 2016 at 8:55 pm

    La sensación q tengo es q las q antes d ser madre no sabemos muy bien lo q es un bebe. Ahora esta d moda lo d bb d alta demanda, y por lo q leo… A mi q todos los bebes son d alta demanda… Unos les da mas por una cosa, otros por otra… Pero vamos… Precisamente hablabas el otro día del libro d la psocomami, no es lo mismo q cuenta ella?
    No digo q no existan esos bebes, pero si creo q el termino se aplica demasiado, todos los blogs q leo últimamente, son mamas con bbs d alta demanda… Parece q la mayoría d bbs ahora son d alta demanda, y unos pocos son “normales”.
    Creo q el termino se aplica un poco a la ligera

    • Responder diariodeunamadreingeniera 7 noviembre, 2016 at 10:01 am

      Yo sí que sabía lo que era un bebé antes de tenerlo. He tenido muchos bebés a mi alrededor y en la familia y he cuidado de ellos. Por eso mismo sé que cada bebé es un mundo y cada uno tiene su personalidad.
      A mi no me gusta la etiqueta de alta demanda, pero lo que sí que es cierto es que no te lo planteas hasta que tienes a uno delante. Yo he estado con niños movidos pero que paran a respirar y he estado con niños tranquilos que han pasado un buen rato sentados – concentrados haciendo algo que les gustase. O simplemente que durmiesen más de 40 minutos seguidos.
      Puede ser que el término se aplique un poco a la ligera, no te digo que no, pero sí que es verdad que hasta que no tienes uno y lo comparas con 15 bebés más (como he podido comparar yo a Bichito), no te das cuenta de que tiene pilas Duracell.
      A todo esto, no sé a qué blogs te refieres, pero yo conozco unos cuantos de maternidad que jamás han usado ese concepto para hablar de sus hijos.

  • Responder Adriana 7 noviembre, 2016 at 11:24 am

    Yo como os decía, no los tengo de alta demanda, son movidos, claro está, y demandan, como todos los bebés y niños, pero nada “extremo”. Cuando empezaron a gatear, al contrario, no nos demandaban nada, lo que querían es que los dejásemos en paz para hacer sus fechorías! jajaja.

    Es cierto que ahora se oye mucho el término, y mucha gente lo aplica a sus hijos. Antes igual había los mismos, pero no había esta tendencia actual a poner un nombre a los comportamientos.

    También estoy rodeada de bastantes bebés y sí que creo que no todos son iguales, y que no es “habitual” o generalizado el que los bebés no duerman ni una hora seguida, o lloren o reclamen todo el rato, o que quieran estar todo el tiempo en brazos. Me imagino que entre los bebés “nenucos” y los que no duermen nada ni paran nunca, hay muchos intermedios, y cuanto más te acerques a los extremos, más llama la atención, y sera normal mirar a tu alrededor o por internet para ver si no eres la única y sentirte comprendida.

    Aunque yo no lo he vivido, como madre me imagino que debe ser complicado muchas veces tener un bebé o un niño que no duerme nada, o no te deja ni hacer pis, o tomarte una caña en en una terraza al sol. Pero seguro que tambián dan muchas otras alegrías, y para eso estamos sus mamas, para entenderlos y criarlos.

    • Responder diariodeunamadreingeniera 15 noviembre, 2016 at 10:35 pm

      Claro que si! yo me lo paso pipa con las fechorías de Bichito jaja!! me ha encantado lo de “bebés Nenuco” jaja!

    Deja un comentario

    A %d blogueros les gusta esto: